OH, GOOD, BOOK II

    15

    Una niña llamada Tracy (Louanne) es reclamada por Dios (George Burns) para organizar una campaña que tiene como objetivo que la humanidad tenga más presente a su creador. Dios elige a Tracy porque su padre (David Birney) trabaja como publicista y la intención de Dios es hacerse propaganda antes que nada entre los niños. Tracy sugiere una forma de conocimiento a través de las modernas técnicas publicitarias para los jóvenes, con posters y grafittis que digan Piensa en Dios. Ella y sus compañeros de clase ponen en marcha la campaña, pero Tracy acaba haciendo frente a los psiquiatras por hablar con un Dios invisible. Siendo quién es, Dios decide finalmente aparecerse en beneficio de todos.