NOSOTROS, QUE FUIMOS TAN FELICES (1976)

    23

    Carlota (Amparo Soler Leal) y Miguel (Vicente Parra) constituyen una pareja modelo dentro de los ambientes teatrales. En su casa reina la felicidad, a la que contribuye en gran manera su pequeño hijo de siete años, y se encuentran en un estupendo momento profesional. Una felcidiad que se ve truncada con la llegada de Ulises, el esposo de Carlota, padre de su hijo y además autor de las comedias que firma Miguel. Ulises viene a reclamar sus derechos de autor y también a recuperar a Carlota, para lo que le da celos con Alicia. Consigue que Carlota acceda a volver con él para un nuevo intento, que no funciona; sólo dos meses después la pareja ha vuelto a fracasar. Carlota decide abandonar definitivamente a su esposo, pero no vuelve con Miguel, sino con Paco; quiere recuperar su libertad. Pero Ulises y Miguel no están dispuestos a perder así a Carlota y deciden recuperarla; tienen la fórmula: escribir juntos para ella una comedia.