NORMAN, EL HOMBRE QUE LO CONSEGUÍA TODO (2016)

    22
    Titulo original: Norman: The Moderate Rise and Tragic Fall of a New York Fixer
    Año: 2016
    País: EE.UU.
    Duración: 117 min.
    Dirección: Joseph Cedar
    Guión: Joseph Cedar
    Música: Jun Miyake

    Intérpretes

    Richard Gere, Lior Ashkenazi, Michael Sheen, Charlotte Gainsbourg, Dan Stevens, Steve Buscemi, Jonathan Avigdori, Yehuda Almagor, Caitlin O‘Connell, Hank Azaria, Harris Yulin, Miranda Bailey, Andrew Polk, Jorge Pupo, Maryann Urbano, Jay Patterson, Doval‘e Glickman, D.C. Anderson, Tommy Bayiokos, Yuval Boim, Davide Borella , Soraya Butler, Marko Caka, Phil Cappadora, Josh Charles, Bern Cohen, John Thomas Cramer, Isaach De Bankolé, Malili Dib, Ann Dowd, Scott Eliasoph, Takako Haywood, Jeszenia Jimenez, Agron Karameti, Brenda Kuciemba, Alessandra Levy, Ran Levy, Jose Lopez, Elizabeth Lovece, Dillon Mathews, Doris McCarthy, Amelie McKendry, Lauren Michele, Thelma O‘Leary, Yamileth Palacios, And Palladino, Sammy Peralta, Mary Joy Raines, Neta Riskin, Leetopher Scott, Tali Sharon, Scott Shepherd, Robert Shulman, Chris Tera, Lauren Michele Weiner, Hannah Yun, Roger Brenner, Jamie DeLine y Marc A. Thomas.

    Sinopsis

    Norman Oppenheimer (Richard Gere) es un hombre de negocios de poca monta que se pasa la vida intentando levantar su negocio. Un día conoce a un joven político israelí, Micha Eshel (Lior Ashkenazi), del que se hace amigo cuando está de visita oficial en Nueva York. Tres años más tarde, cuando ese político se convierte en un líder mundial influyente, la vida de Norman cambia dramáticamente.

    Comentario

    Hasta tres veces se ha paseado Richard Gere por España para promocionar “Norman, el hombre que lo sabía todo”, una película dirigida por el norteamericano Joseph Cedar. Mucha promoción para una película donde nada es lo que parece. La película está ambientada en la elitista y cerrada comunidad judía de Nueva York donde el intercambio de favores es una moneda de cambio vigente y donde los contactos son un valor al alza. Los diálogos rápidos, la ambientación y el intrincado nudo de conexiones parecen llevarnos hacia un camino conocido que al final resulta que no lo es tanto. De repente, deja de ser la amable comedia neoyorkina al estilo Woody Allen como se puede creer durante los primeros 5 minutos y gira hacia una crónica sobre la corrupción en las altas esferas sociales. La presencia Richard Gere, al no ejercer del galán al que nos tiene acostumbrados, tampoco ayuda demasiado. Una pena, porque el personaje de Norman una vez despojado del background del actor y sin otorgarle información extra, se hace difícil de comprender. Tener a un protagonista tan desconocido al principio como al final de la película es una opción narrativa que no acaba de convencer. A la cinta le sobra mala leche y le falta un poco de empatía con el protagonista para poder considerarse un buen drama.