NO ME MANDES FLORES (1964)

    107
    Titulo original: Send Me No Flowers
    Año: 1964
    País: EE.UU.
    Duración: 100 min.
    Dirección: Norman Jewison.
    Guión: Julius Epstein, basado en una obra de teatro homónima de Norman Barasch y Carroll Moore.
    Música:

    Frank De Vol. Temas musicales: «Send Me No Flowers», interpretado por Doris Day.


    Intérpretes

    Rock Hudson, Doris Day, Tony Randall, Paul Lyne, Hal March, Edward Andrews, Patricia Barry, Clive Clerk, Dave Willock, Aline Towne, Helene Winston, Christine Nelson, Clint Walker, Lou Byrne, Tommy Cook, Forrest Draper, Shep Houghton, Maureen Janzen, Jean Paul King, John P. Melfi y Herb Vigran.

    Sinopsis

    George (Rock Hudson) es un hombre feliz que vive en compañía de su esposa Judy (Doris Day). Su único defecto es que es un poco aprensivo. Un día siente un ligero dolor en el pecho, por lo que inmediatamente decide acudir al médico. En el consultorio, después del examen oye al médico hablar con un cardiólogo respecto a otro paciente. Creyendo que hablan de él, vuelve a casa convencido de que sólo le quedan unos días de vida. Se lo comunica a Arnold (Tony Randall), su mejor amigo, y entre los dos deciden no decirle nada a Judy, a la vez que toma las medidas necesarias para que no le falte de nada el día en que ya no esté, incluído un nuevo marido. Después de mucho pensar, llega a la conclusión de que Bert Power (Clint Walker), un apuesto millonario, que fue novio e Judy cuando ambos eran estudiantes, es la persona idónea para sustituirle. A partir de ese momento, George invita a Bert a todas las fiestas que celebra, dejándole a solas con su mujer, con la esperanza de que renazca su viejo amor. Mientras tanto, Judy, extrañada de la frialdad de su marido y de la indiferencia que muestra cuando Bert le hace la corte, comienza a sospechar que George puede estar enamorado de otra. Atormentada por los celos, le acusa de infidelidad y abandona el hogar.

    Comentario

    La última del conjunto de comedias que protagonizaron juntos Doris Day y Rock Hudson durante los años 50 y primeros 60. Este divertido enredo en torno a un hipocondríaco convencido que ha contraído una enfermedad incurable, cuenta con un guión de Julius Epstein, autor del de "Casablanca". De nuevo la química entre Rock Hudson y Doris Day funciona a la perfección, destacando igualmente la presencia de Tony Randall como tercero en discordia en este nuevo capítulo de la guerra de sexos.