NO ME CHILLES, QUE NO TE VEO

    32
    Titulo original: See No Evil, Hear No Evil
    Año: 1989
    País: EE.UU.
    Duración: 103 min.
    Dirección: Arthur Hiller
    Guión: Earl Barret, Arne Sultan, Eliot Wald, Andrew Kurtzman, Gene Wilder.
    Música: Stewart Copeland. Temas musicales: Anything can apeen, interpretado por Was Not Was; y Twilight zone theme.

    Intérpretes

    Richard Pryor, Gene Wilder, Joan Severance, Kevin Spacey, Alan North, Anthony Zerbe, Louis Giambalvo, Kirsten Childs, Hardy Rawls, Audrie J. Neenan, Lauren Tom, John Capodice, George Bartenieff, Alexandra Neil, Tonya Pinkins, Bernie McInerney, Keith Langsdale, Jamie De Roy, Mary Kay Adams, Alan Pottinger, Bill Luhrs, Lisby Larson y Mark Smaltz.

    Sinopsis

    Wally (Richard Pryor) es ciego y Dave (Gene Wylder) es sordo, ambos son los encargados de un kiosko de periódicos en Nueva York. Hay una buena amistad entre ellos a pesar de ser polos opuestos en sus personalidades. Inesperadamente, un hombre aparece asesinado junto a su establecimiento y los dos resultan ser los únicos testigos, aunque la policía no los considera muy idóneos. Wally sólo lo ha oído y Dave ha visto sólo algunos detalles. La policía no tarda en sospechar de ellos. A partir de ahí se desencadena una frenética cacería cuando los dos tratan de probar su inocencia; pues son perseguidos por una banda de criminales y la policía los busca por asesinato. Para probar su inocencia deberán colaborar entre ellos convirtiéndose Wally en los oídos de Dave y éste en los ojos de Wally. Sus pistas son unas piernas esculturales que Dave ha visto, y un soplo de perfume que Wally ha olido además de una extraña moneda que la víctima dejó caer en el bote de propinas del puesto de Wally.

    Comentario

    Arthur Hiller (Arde Hollywood; Carpool; Millonario al instante,¡Autor, autor!; El expreso de Chicago, Love Story...) recurre a una estructura clásica para contarnos la historia de No me chilles que no te veo: unos personajes se ven inmiscuidos sin comerlo ni beberlo en las ilícitas manipulaciones de una banda criminal, y consiguen escapar sanos y salvos tras arriesgar su vida en innumerables avatares y peripecias. Ésta es la tercera comedia en la que se dieron cita los actores Richard Prior y Gene Wilder en 1989 después de El expreso de Chicago (1976) y de Locos de remate (1981).