NO ENCONTRÉ ROSAS PARA MI MADRE (1973)

    27
    Titulo original: No encontré rosas paea mi mase6
    Año: 1973
    País: España – Francia – Italia
    Duración: 93 min.
    Dirección: Francisco Rovira Beleta.
    Guión: Paul Andréota, José Antonio García Blázquez, Enrique Josa, Corrado Prisco, Francisco Rovira Beleta y Andrés Velasco, basado en una novela de José Antonio García Blázquez.
    Música: Piero Piccioni

    Intérpretes

    Renaud Verley, Gina Lollobrigida, Danielle Darrieux, Concha Velasco, Susan Hampshire, Maribel Martín, Javier Loyola, Giacomo Rossi Stuart, Hugo Blanco, Eduardo Fajardo, José Yepes, Giuseppe Cardillo, Susana Mayo, Carlos Mendy, Montserrat Julió, Gustavo Re, Beatriz Savón, Pedrín Fernández, Montserrat Laguna, Carmen Martínez Sierra, Asunción Molero, Fernando de la Riva, María Vidal, Maruxana Moreda y Matilde Baeza.

    Sinopsis

    La burguesa Teresa (Danielle Darrieux) espera que sus ambiciones sociales sean cumplidas por su hijo Jaci (Renaud Verley), que le profesa un amor enfermizo. Ella vive con preocupación por la falta de preparación de él para enfrentar el futuro de ambos. Jaci es atractivo y comprensivo, y estas son las armas principales que lo ayudan, de vez en cuando, a obtener dinero de las mujeres. Cuando Jaci se entera que su madre se está empezando a ver con un hombre, decide abandonar la casa y embarcarse en multitud de relaciones cortas con distintas mujeres. Acaba casándose con una mujer con problemas mentales, pero increíblemente rica. Mientras tanto, Teresa descubre el amor y la felicidad con un profesor de escuela.

    Comentario

    Un drama firmado por Francisco Rovira Beleta (“Los Tarantos”) basado en la novela homónima de José Antonio G. Blázquez, un drama con claras reminiscencias al “complejo de Edipo” de Sófocles en torno a un chaval sin padre que siente un amor por su madre -una viuda burguesa con virtudes poco claras- casi enfermizo. De todas maneras, eso no será obstáculo para que se fije en otras mujeres. Encabezan el reparto Gina Lollobrigida (que mantuvo una relación bastante conflictiva durante el rodaje con el director, ya que la actriz, una gran apasionada de la fotografía, insistía en utilizar un tipo de óptica focal más larga para aparecer más favorecida pese a las reticencias de Rovira-Beleta), Danielle Darrieux y Concha Velasco.