NINETTE

    17
    Titulo original: Ninette
    Año: 2005
    País: España
    Duración: 114 min.
    Dirección: José Luis Garci.
    Guión: José Luis Garci y Horacio Valcárcel. Basado en las obras de teatro Ninette y un señor de Murcia y Ninette, modas de París, de Miguel Mihura.
    Música: Pablo Cervantes.

    Intérpretes

    Elsa Pataky, Carlos Hipólito, Alfredo Landa, Enrique Villén, Beatriz Carvajal, Fernando Delgado, Mar Regueras, Miguel Rellán, Javivi, Carlos Iglesias, Eduardo Gómez, Jorge Roelas, Luis Ventín y María Elena Flores.

    Sinopsis

    Tras la muerte de su tía, Andrés (Carlos Hipólito), que no tiene más familia, decide ir a París a ver a su viejo amigo Armando (Enrique Villén). Cuando llega, su amigo lo aloja en una pensión que regentan un matrimonio de exiliados españoles, Madame Bernarda (Beatriz Carvajal) y Monsieur Pierre (Fernando Delgado). Allí conoce a Ninette (Elsa Pataky), una inteligente, divertida y preciosa muchacha parisina, hija de los dueños de la pensión, que le mostrará otro tipo de placeres terrenales muy diferentes a los que el vendedor murciano había ido a buscar a la Ciudad de la Luz. Andrés regresa a Murcia sin conocer París, ya que no ha llegado a salir de la pensión, pero casado con Ninette, que se tendrá que adaptar a la vida provinciana de la familia.

    Comentario

    José Luis Garci (Luz de domingo, Tiovivo c. 1950, Historia de un beso, You're the One, El abuelo) refunde en esta película dos obras de Miguel Mihura, Ninette y un señor de Murcia y Ninette, modas de París. Se trata de una comedia amable y conformista, rodada íntegramente en interiores, con una visión alambicada del exilio español en Europa durante del franquismo, en torno a un joven murciano de los 60 dispuesto a salir de su ciudad por primera vez e irse de vacaciones a París para quedar atrapado allí por una joven, hija de los dueños de la pensión en la que se hospeda, unos exiliados españoles que no se entiende que les impide volver porque no parecen republicanos, y no ver la ciudad de la luz ni un solo día. En la segunda parte asistimos, con la pareja ya casada e instalada en su casa de Murcia, a un cierto retrato costumbrista de la época. Fue la película que lanzó definitivamente a Elsa Pataky.