NADIE QUIERE LA NOCHE (2015)

    35
    Titulo original: Nobody wants the night
    Año: 2015
    País: España – Francia – Bulgaria
    Duración: 104 min.
    Dirección: Isabel Coixet
    Guión: Miguel Barros
    Música: Lucas Vidal

    Intérpretes

    Juliette Binoche, Rinko Kikuchi, Gabriel Byrne, Matt Salinger, Velizar Binev, Ciro Miró, Reed Brody, Ben Temple, Alberto Jo Lee, Velizar Biney

    Premios

    Película de apertura del Festival Internacional de Cine de Berlín Película de clausura de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci)

    Sinopsis

    Una mujer de la alta sociedad americana de 1908, Josephine Peary (Juliette Binoche), decide reunirse con su marido, el explorador Robert Peary, y compartir con él el instante de gloria del descubrimiento del Polo Norte. Aunque todo el mundo y en especial Bram (Gabriel Byrne), un experimentado explorador, la previenen de los peligros que la acechan, Josephine Peary emprende la arriesgada aventura sin hacer caso a nadie, acompañada de Bram y de dos esquimales. El viaje épico de esta mujer por el lugar más inhóspito del mundo, será terrible. Los esquimales desertan y Bran fallece en el intento. Josephine prosigue sola sus aventuras hasta que se encuentra con una mujer inuit, Allaka (Rinko Kikuchi), que ha sido la amante de su marido, que va a cambiar sus rígidas ideas sobre el mundo y la vida para siempre. Josephine Peary deberá enfrentarse a la muerte, al peligro y a sus propios fantasmas para poder sobrevivir en la noche ártica.

    Comentario

    Isabel Coixet narra el viaje épico de una mujer por el más inhóspito de los lugares del mundo, el Polo Norte, sus aventuras y su encuentro con una mujer inuit que va a cambiar sus rígidas ideas sobre el mundo y la vida para siempre. Una película sobre la lucha por la supervivencia, sobre el choque entre civilización y vida primitiva, sobre el amor y la pasión y sobre como todos estos ingredientes pueden cambiar la visión de la vida. Es también una historia de mujeres, que se apoya en las excelentes interpretaciones de Juliette Binoche y de la japonesa Rinko Kikuchi, que ya había trabajado con la directora en “Mapa de los sonidos de Tokio”. Para Coixet fue una película de encargo que asumió como propia, aceptando el reto que se le proponía.