NACIDAS PARA SUFRIR

    19
    Titulo original: Nacidas para sufrir
    Año: 2009
    País: España - Argentina
    Duración: 112 min.
    Dirección: Miguel Albaladejo
    Guión: Miguel Albaladejo
    Música: Lucio Godoy

    Intérpretes

    Adriana Ozores, Petra Martínez, Malena Alterio, María Alfonsa Rosso, Marta Fernández-Muro, Sneha Mistri, Mariola Fuentes, Mari Franc Torres, Jorge Calvo, Ricard Borrás, Antonio Gamero, María Elena Flores y José María Sacristán.

    Premios

    Seleccionada para la sección Panorama del Festival Internacional de Cine de Berlín

    Sinopsis

    Flora (Petra Martínez), de 72 años, es una solterona de gran desparpajo y una fuerte personalidad, de un pequeño pueblo que siempre se ha consagrado al cuidado de sus familiares más ancianos. Su única hermana murió muy joven y le dejó tres sobrinas huerfanitas de las que también tuvo que ocuparse. Las tres sobrinas crecieron y se fueron del pueblo y ahora Flora está asustada porque llega el momento en que tendrán que cuidar de ella y teme que la lleven a la residencia donde trabaja una de ellas, Marta (Malena Alterio), que es monja y se repartan su casa y sus tierras. Su única salvación es Purita (Adriana Ozores), una joven sacrificada hasta el límite, un tanto patosa, que ha estado ayudándola en los últimos años a cuidar de sus ancianos parientes, y que es la única con la que se siente en familia. La tiene como criada y chica para todo y la explota sin que ella rechiste lo más mínimo.Un día va a un abogado y arregla los papeles para asegurarse a alguien que la cuide en sus últimos años. Propone a Purita que se case con ella. Un matrimonio de conveniencia, sin sexo, en el que Purita cuidará de Flora y cuando esta fallezca, heredará su casa y sus tierras. El nuevo matrimonio causa perplejidad en las sobrinas de Flora, pero todo parece desarrollarse según lo previsto hasta que la foto de Purita aparece por televisión: Su familia la está buscando.

    Comentario

    Sube al principio como la espuma la historia que Miguel Albadalejo plantea, una película muy berlanguiana, no sólo por lo que tiene de comedia negra, también de disparate costumbrista y, sobre todo, de crónica muy mediterránea. Y a esa misma intención obedece la música verbenera, con su cantante kitsch y su orquestina, un subrayado más del director en su propósito de buscarle a la idea un tono populachero, más que popular. Redondea la jugada con dos grandes actrices que cargan de vigor “Nacidas para sufrir” y algunos momentos impecables juntas… aunque el pulso en esta ocasión más bien lo gana Petra Martínez que derrocha credibilidad. El recorrido emocional, el “rollo psicológico”, de las dos sufridoras es por otra parte de lo más sugestivo, con su lado luminoso y su lado oscuro ambas: la una porque en principio lo que busca un tanto egoístamente es una esclava recompensada, una suerte de eunuco fiel. Y la otra porque buena-buena o tonta-tonta, monta todo un conflicto haciendo bueno eso tan español de que “del agua mansa líbreme dios…” la decisión de Flora, tan personal, pronto deriva en una aventura coral que implica y salpica a muchos; pero toda la potencia que inicialmente despliega la peripecia –y que mantiene en alto en buena parte del metraje- se viene abajo desde el guión, cuando entra en escena la “familia reaparecida” de Purita; ahí sobra relato, sobran recursos narrativos, complicaciones típicas de serie televisiva y algún brochazo fácil de más. Pero el Albadalejo director (estético y vitalista) supera el bache y lo consigue arreglar.