MUSA (2017)

    18
    Titulo original: muse
    Año: 2017
    País: España – Irlanda - Bélgica - Francia
    Duración: 107 min.
    Dirección: Jaume Balsagueró
    Guión: Jaume Balagueró y Fernando Navarro, basado en la novela de José Carlos Somoza “La dama número 13”.
    Música: Stephen Rennicks

    Intérpretes

    Christopher Lloyd, Joanne Whalley, Franka Potente, Ana Ularu, Elliot Cowan, Leonor Watling, Manuela Vellés, Eve Connolly, Yennis Cheung, Frank Cannon, Sam Hardy, Eve Maher y Ciaran McGlynn,

    Premios

    Seleccionada para el Festival de Cine Fantástico de Sitges

    Sinopsis

    Samuel (Elliot Cowan), profesor de literatura, que no pisa la universidad desde la trágica e inesperada muerte de su novia, sufre una recurrente pesadilla en la que una mujer es brutalmente asesinada a través de un extraño ritual. Cuando la misma mujer que aparece todas las noches en sus sueños es hallada muerta en idénticas circunstancias, Samuel se cuela en la escena del crimen para investigar. Allí se encuentra con Rachel (Ana Ularu), una joven a la que no conoce de nada, pero que asegura haber soñado también con el asesinato. Juntos, harán todo lo posible para descubrir la identidad de la misteriosa mujer, sumergiéndose en un oscuro mundo gobernado por las musas que han inspirado a los poetas de todos los tiempos.

    Comentario

    Noveno largometraje de Jaume Balagueró, un thriller sobrenatural, una ambiciona producción internacional con rituales satánicos, romance, seducción, sectas terribles y elementos fantasmagóricos del más allá, una mezcla inquietante y explosiva. Balagueró Balagueró adapta -con la estimable complicidad de su coguionista Fernando Navarro- la novela “La dama número 13”, escrita por José Carlos Somoza, llevando su trama original a su universo particular, donde lo morboso y retorcido toma protagonismo, y reduciendo el grupo de misteriosas damas del libro original a siete. Para inocularle su sello visual particular, el cineasta de nuevo abusa del empleo de los primerísimos planos, usa una fotografía contrastada, y mueve la cámara con ese nerviosismo arrebatado marca de la casa.