MOULIN ROUGE (1952)

    135
    Titulo original: Moulin Rouge
    Año: 1952
    País: Gran Bretaña
    Duración: 119 min.
    Dirección: John Huston
    Guión: John Huston y Anthony Veiller, basado en la biografía de Henri de Toulouse-Lautrec escrita por Pierre La Mure.
    Música: Georges Auric. Tema musical: "It's April Again", interpretado por Muriel Smith.

    Intérpretes

    José Ferrer, Zsa Zsa Gabor, Suzanne Flon, Claude Nollier, Katherine Kath, Muriel Smith, Mary Clare, Walter Crisham, Lee Montague, Jim Gérald, Georges Lannes, Harold Kasket, Maureen Swanson, Tutte Lemkow, Jill Bennett, Theodore Bikel, Peter Cushing, Charles Carson, Walter Cross, Colette Marchand, Hilary Allen, Michael Balfour, Madge Brindley y Maria Britneva.

    Premios

    Oscar a la Mejor Dirección Artística y al Mejor Diseño de Vestuario. Nominado al Oscar en las categorías de Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actor Principal (José Ferrer), Mejor Actriz Secundaria (Colette Marchand) y Mejor Montaje. Globo de Oro a la Mejor Actriz Revelación (Colette Marchand). Nominada al Premio Bafta de la Academia de Cine Británico a la Mejor Película Británica, a la Mejor Actriz Revelación (Colette Marchand) y a la Mejor Película basada en otra fuente. León de Oro del Festival Internacional de Cine de Venecia

    Sinopsis

    En el Moulin Rouge, el lugar más alegre y predilecto del Paris de la Belle Epoque, el tullido pintor Henri de Toulouse-Lautrec (José Ferrer) encuentra amistad y olvido. Apura y bebe su siempre llena copa de coñac y, sobre el mantel, dibuja el panorama de la vida que pasa ante él en el gran salón de baile. En la calle llena de sombras, una muchacha llega corriendo hasta él y le coge del brazo. La policía va tras ella y le pide a Toulouse-Lautrec que la proteja. El sargento detective Patou (Georges Lannes) intenta detenerla y advierte a Lautrec que se trata Marie Charlet (Colette Marchand), una prostituta callejera de mala reputación. Sin embargo el pintor insiste en protegerla y ella le convence para que la lleve a su casa. De esta manera Marie pasa a ser su amante y, a pesar de su insistencia sobre el amor que ella siente por él, su vida es turbulenta. Las mentiras y engaños de ella dan lugar a una riña final y Toulouse-Lautrec la despide. Él intenta en vano olvidarla, ya que ella llevó a su solitaria vida la primera semblanza de amor, aunque fuese de poca valía. Toda la pasión y vitalidad del pintor se dedican ahora a dibujar el cartel para el Moulin Rouge. A pesar de la templada acogida que su obra tiene en el Moulin Rouge, Toulouse-Lautrec se hace famoso de la noche a la mañana cuando cientos de copias de su cartel son pegadas por las paredes de todo París. Los encargos no cesan de llegar, a la vez que las denuncias por un cartel que las clases poderosas y conservadoras no solo consideran indecente sino además una afrenta a ellos. Toulouse-Latrec se siente feliz por su trabajo, sus exposiciones constituyen enormes éxitos, aunque él, por beber excesivamente, no constituye precisamente un éxito social. Desesperado, Toulouse-Lautrec busca en todas partes a su antigua amante y cuando se da cuenta de que la ha perdido para siempre, acentúa su afición a la bebida, su siempre delicada salud se deteriora más y finalmente es llevado a su casa desde un tugurio en estado de colapso, por el siempre fiel Patou. Es trasladado al rico hogar de su aristocrática familia, el Chateau de Albi, el pintor agoniza y su comprensiva madre intenta animarle con la noticia de que su obra ha sido admitida por el Museo del Louvre, estado todavía vivo, cosa que no había logrado jamás ningún otro artista. Su padre le pide que perdone su incomprensión. Pero Toulouse-Lautrec yace tumbado esperando el fin y soñando con el Moulin Rouge. En una última visión desfilan ante su cama todos los componentes del Moulin Rouge, que le saludan uno por uno y que van diciéndole alegremente adiós con la mano, cerrando el desfile las alegres bailarinas del can-can impulsando al aire sus enaguas. Toulouse-Lautrec cierra los ojos.

    Comentario

    Alegre y emocionante película de John Huston que recoge la biografía del genial pintor de Toulouse Lautrec, a partir del libro escrito en inglés por el francés Pierre Le Mure, el más vendido en Estados Unidos en 1952, año en que se produjo el filme. La película muestra la atormentada vida de un artista genial, marcado por un accidente sufrido de pequeño que le dejó lisiado para siempre. A destacar el extraordinario tratamiento fotográfico inspirado en las tonalidades cromáticas de los cuadros del pintor.