MONEYBALL: ROMPIENDO LAS REGLAS

    6
    Titulo original: Moneyball
    Año: 2011
    País: EE.UU.
    Duración: 133 min.
    Dirección: Bennett Miller
    Guión: Steven Zaillian y Aaron Sorkin, a partir de un argumento de Stan Chervin, basado en el libro de Michael Lewis “Moneyball: The Art of Winning an Unfair Game".
    Música: Michael Danna.

    Intérpretes

    Brad Pitt, Jonah Hill, Philip Seymour Hoffman, Robin Wright, Chris Pratt, Stephen Bishop, Brent Jennings, Ken Medlock, Tammy Blanchard, Jack McGee, Vyto Ruginis, Nick Searcy, Glenn Morshower, Casey Bond, Nick Porrazzo, Kerris Dorsey, Arliss Howard, Reed Thompson, James Shanklin, Diane Behrens, Takayo Fischer, Derrin Ebert, Miguel Mendoza, Adrian Bellani, Tom Gamboa, Barry Moss, Artie Harris, Bob Bishop, George Vranau, Phil Pote, Art Ortiz, Royce Clayton, Marvin Horn, Brent Dohling, Ken Rudulph, Lisa Guerrero, Christopher Dehau Lee, Joe Satriani, Simon James, Greg Papa, Bob Costas, Tim McCarver, Eddie Frierson, Glen Kupier, Joe Provost, John Cole, Jake Wilson, Robert P. Macaluso, Keith Middlebrook, Damon Farmar, Michael Gillespie, Chad Kreuter, Blake Pike, Robert Ninfo, Gary Johnson, Corey Vanderhook, Melvin Perdue, Ari Zagaris, Jonathan Stein, Madeleine G. Hall, Holly Pitrago, Ken Korach, Julie Wagner, Ken Colquit, Eric Winzenried, Richard Padilla, Ed Montague, Jack Knight, Patrick Riley, Phil Benson, Joyce Guy, George Thomas, Dave Bean, Reed Diamond, Drew Plummer, Anthony Santana, Matthew Alexander Simpson, Big Spence, Mark Alkofer, L.J. Burns, Phillip Caires, Cabran E. Chamberlain, Alan Chu, John Clerkin, Zachary Culbertson, Steve Dakota, JC Dickinson, Aldrin Enriquez, Bill Ensley, Sergio Garcia, David Alan Hodges, Erich Hover, Spike Jonze, Alexander Kanellakos, Janine King, Isabel Landof, Mark Lavell, John Lobato, Veronica Loud, Gregor Manns, Michael Markovina, Zane McIntosh, Jesse Muick, Erika Pearson, Erin Pickett, Chris F. Powell, Jordan Riker, Christina Russo, Jonathan Sanders, Shane Schoeppner, Gretta Sosine, Thomas W. Stewart y Rachael Van Veldhuizen.

    Premios

    Nominada al Oscar a la Mejor Película, al Mejor Actor Principal (Brad Pitt), al Mejor Actor de Reparto (Jonah Hill), al Mejor Montaje, a la Mejor Mezcla de Sonido y al Mejor Guión Adaptado Nominado a los Premios BAFTA de la Academia de Cine Británico al Mejor Guión Adaptado, al Mejor Actor (Brad Pitt) y al Mejor Actor de Reparto (Jonah Hill).

    Sinopsis

    Billy Beane (Brad Pitt) es una prometedora estrella del béisbol que, incitado por el fracaso de no haber demostrado en el campo todo lo que se esperaba de él, enfoca toda su naturaleza competitiva hacia el área de la dirección de equipos. Al comienzo de la temporada 2002, Billy se enfrenta a una situación deprimente: su modesto equipo, los Oakland Athletics, ha perdido, una vez más, a sus mejores jugadores a manos de los clubes grandes -y sus contratos millonarios- y encima tiene que reconstruirlo con sólo un tercio del presupuesto. Decidido a ganar, Billy se enfrenta al sistema desafiando a los más grandes de este deporte. Busca opciones fuera del mundo del béisbol y topa con las teorías innovadoras de Bill James. Es entonces cuando se decide a contratar a Peter Brand (Jonah Hill), un economista de Yale, inteligente y con talento para los números. Juntos se enfrentan a las teorías establecidas para medir la actividad en el juego y las reexaminan apoyándose en el análisis estadístico por ordenador, hasta entonces despreciado por la clase dirigente del béisbol. Llegan a conclusiones que desafían la imaginación y van a por jugadores descartados por los demás por raros, mayores, lesionados o problemáticos, pero con habilidades claves poco valoradas. A medida que Billy y Peter avanzan, sus nuevos métodos y su lista de “inútiles” irritan a la vieja guardia, a los medios de comunicación, a los forofos y al propio director de campo Art Howe (Philip Seymour Hoffman) que se niega a cooperar. Finalmente, el experimento no solo cambiará la forma de jugar, sino que también aportará a Billy una nueva comprensión que trasciende del juego y que lo hará avanzar en el terreno personal.

    Comentario

    Va a ser verdad que las cifras cantan. O al menos las que arrojaban aquellas estadísticas manejadas por un par de chalados que pusieron el beisbol patas arriba. Una pequeña venganza, en definitiva, que echó por tierra viejos prejuicios (prejuicios de viejos) y puso de manifiesto que, a la hora de jugar, lo que hace falta son buenos jugadores, con sanas costumbres, o sin ellas. Vamos, que lo que funciona es simple y llanamente poner a cada cual en su lugar. Y eso, que suena a evidencia, apenas tiene una oportunidad. Ahí está, pues, el alma de la película que Bennett Miller, el ya brillante realizador de “Truman Capote”, gran gestor de escenas y momentos, que redondea de nuevo otra historia real a base de un ritmo magistral y apoyado de principio a fin por un guión lleno de recursos, unos diálogos imponentes y un abanico de variopintos personajes que, desde sus más “sesudos” y variados puntos de vista, lejos de la caricatura, huelen a verdad y resumen de paso, más que la esencia, la inercia misma del mundillo deportivo. Claro que, de entre tantos retratos conseguidos, se lleva la palma la creación del bisoño Peter Brand, otro especimen presuntamente descartable, de los que no encajarían jamás. Interpretado por un logrado Jonah Hill, un habitual actor de reparto que, como insistiendo en la filosofía ambiente, rompe también él las reglas con este trabajo y pasa definitivamente a la categoría estelar. A un Brad Pitt más que convincente el chico le da unas réplicas tan intachables que ese ingenioso “juego a dos” hace subir como la espuma una historia ya de por sí estimulante. El beisbol -sólo un recurso para jugar al buen cine- ni aburre, ni pesa.