MISTERIO EN LA MARISMA (1943)

    23
    Titulo original: Misterio en la marisma
    Año: 1943
    País: España
    Duración: 68 min.
    Dirección: Claudio de la Torre
    Guión: Claudio de la Torre
    Música: Salvador Ruiz de Luna

    Intérpretes

    Conchita Montes, Tony D´Algy, Fernando Fernández de Córdoba, Gabriel Algara, Josefina de la Torre, Luis de Arnedillo, María Teresa Galiana, Lolita Crespo, Gustavo A. Domínguez, Juan Fernández, Agustín Laguilhoat, Manuel de Juan, Lola Flores y Terremoto de Jerez.

    Sinopsis

    La misteriosa condesa polaca Vera Litor (Conchita Montes) reúne durante unos días a algunos personajes de alta sociedad, la cantante Arlette (Josefina de la Torre) y su amigo Max (Gabriel Algara), en el Coto de la Marisma, propiedad de la familia Almenares y cercano a Sevilla, pero en lugar de producirse un crimen sólo desaparece un valioso collar. La compleja explicación final que incluye un flash back que se remonta a los abuelos de los personajes, gira en torno a una habitación cerrada desde hace cien años, la muerte del abuelo el día de su boda y la desaparición de la novia con el collar que lleva a los amores actuales entre su descendiente José Luis Almenares (Antonio D´Algy) y la condesa polaca Vera, que cuentan con la bendición de su padre Carlos Almenares (Fernando Fernández de Córdoba) así como a la detención de Max por ladrón.

    Comentario

    Una intriga muy previsible, que ha envejecido mal, escrita y dirigida por el director teatral Claudio de la Terre, a mayor gloria de sus dos protagonistas, Conchita Montes y Fernando Fernández de Córdoba: José Luis, hijo del propietario de un coto andaluz situado en las Marismas, vive aislado y obsesionado con una vieja historia familiar, de la que sólo quedan el retrato de una mujer y un collar. Se traslada a Sevilla y durante una fiesta conoce a Vera, una condesa polaca, por la que se siente inmediatamente atraído. Conoce también a otros invitados, y una serie de circunstancias le permiten desentrañar el viejo misterio familiar. Fue la cuarta y última película de su director. A señalas que u uno de los bailes del Coto de la Marisma aparece, sin acreditar, una jovencísima Lola Flores.