MIEL (2013)

    Titulo original: Miele
    Año: 2013
    País: Italia - Francia
    Duración: 98 min.
    Dirección: Valeria Golino
    Guión: Valeria Golino, Francesca Marciano y Valia Santella, basado en la novela "A nome tuo”, de Mauro Covacich.
    Música: Temas musicales: “Stranger”, interpretado por Christian Rainer; y “Les sabots d`Hélène”, interpretado por Georges Brassens.

    Intérpretes

    Jasmine Trinca, Carlo Cecchi, Libero De Rienzo, Vinicio Marchioni, Iaia Forte, Roberto De Francesco, Barbara Ronchi, Massimiliano Iacolucci, Claudio Guain, Elena Callegari, Teresa Acerbis, Jacopo Crovella, Valeria Bilello, Gianluca De Gennaro, Caterina Fornaciai, Michele Merlini, Maria Paola Materazzo, Kellee Harris, Jacqueline Calderon-Guido, Eastynn Chadwick, Bruno Sáinz-Talaia y Vera Talaia.

    Premios

    Premio del Jurado Ecuménico de la Sección Un Certain Regard del Festival Internacional de Cine de Cannes. Nominada al descubrimiento del año (Valeria Golino) en los Premios Europeos de Cine.

    Sinopsis

    Irene (Jasmine Trinca) tiene 32 años, es una mujer como tantas otras, vive sola y tiene sus historias ocasionales. Hace tres años que ha decidido dedicar su vida a personas en busca de ayuda, asistiendo y aliviando su sufrimiento, incluso cuando llevan a decisiones extremas, por eso su nombre en clave es Miel. Pero un día conoce al Sr. Grimaldi (Carlo Cecchi), un hombre de 70 años, en perfecto estado de salud, que tiene un “mal invisible”. La reunión entre ambos pondrá a prueba las convicciones de Miel, y provocará un fuerte debate entre los dos. Su relación se llenará cada vez más de implicaciones y ambigüedades emocionales. La vida de Miel cambiará para siempre.

    Comentario

    Debut como directora de la actriz Valeria Golino que firma una historia en torno a la eutanasia a partir de una novela de Mauro Covacich. Una emotiva, sensible y reflexiva película sobre la dignidad del ser humano, sobre la amistad intergeneracional y la comprensión frente al aislamiento individual, sobre el derecho a decidir sobre uno mismo, sobre la compasión y la solidaridad, sobre la deshumanización y la crisis de valores actuales, sobre el despertar de la conciencia, sobre la juventud y la muerte. Pero, por encima del debate social sobre el suicidio asistido o del reflejo del dolor existencial, el filme es un contundente viaje emocional de su joven protagonista y todo un inolvidable, profundo y honesto canto a la vida.