MI VIDA COMO UN PERRO (1985)

    197
    Titulo original: Mitt liv som hund
    Año: 1985
    Fecha de estreno en España: 31-03-1988
    País: Suecia
    Duración: 101 min.
    Dirección: Lasse Hallström
    Guión: Lasse Hallström, basado en la autobiografía de Reidar Jonsson
    Música:

    Björn Isfält.
    Temas musicales: «Far, jag kan inte få upp min kokosnöt»; «Swedish», interpretado por Povel Ramel; «Tryggare kan ingen vara»; «Twilight Time»; «Buona sera», interpretado por Little Gerhard; y «Spirituals».


    Intérpretes

    Anton Glanzelius, Tomas von Brömssen, Anki Lidén, Melinda Kinnaman, Kicki Rundgren, Lennart Hjulström, Ing-Marie Carlsson, Leif Ericson, Christina Carlwind, Ralph Carlsson, Viveca Dahlén, Arnold Alfredsson, Fritz Elofsson, Didrik Gustafsson, Jan-Philip Hollström, Vivi Johansson, Per Ottosson, Magnus Rask, Tony Rix, Manfred Serner, Johanna Udéhn, Susanna Wetterholm, Olle Björklund, Lennart Hyland, Reidar Jönsson y Folke Olhagen.

    Premios

    Premios Oscar: Nominada al Mejor Director y al Mejor Guion Adaptado
    Globos de Oro: Globo de Oro a la Mejor Película de habla no inglesa.
    Premios BAFTA de la Academia de Cine Británico: Nominada al BAFTA a la Mejor Película de habla no inglesa.


    Sinopsis

    Ingemar (Anton Glanzelius), un travieso muchacho de 12 de años de edad, se mete en todo tipo de problemas, los cuales maneja su loca madre (Anki Lidén) con la que vive; Ingemar no sabe para nada que su madre está de hecho en fase terminal. Cuando él y su hermano mayor se convierten en una carga demasiado grande para ella, son separados y enviados con unos parientes. Ingemar acaba con su tío por parte materna, Gunnar (Tomas von Brömssen), y su esposa Ulla (Kicki Rundgrenmoster), en una pequeña ciudad rural en Småland. En la ciudad, él encuentra una variedad de personajes: Saga (Melinda Kinnaman), una autoritaria y marimacha niña de su edad que está enamorada de él, y lo muestra al derrotarlo en un combate de boxeo. Entre los más excéntricos residentes, está Fransson (Magnus Rask), un hombre que continuamente arregla el tejado de su casa, y el Sr. Arvidsson (Didrik Gustavsson), un hombre mayor viviendo en el piso de abajo, que consigue que Ingemar lea para él un catálogo de lencería. Después, Ingemar se reencuentra con su familia, pero pronto su madre sufre un ataque y es hospitalizada. Él y su hermano se van a quedarse en casa de su tío Sandberg (Leif Ericson), ubicada en la ciudad, pero su esposa piensa que el chico está loco. Después su madre fallece, y él regresa a Småland. En este tiempo, el Sr. Arvidsson ha muerto, Gunnar y Ulla comparten ahora la casa con una numerosa familia griega. Gunnar le da la bienvenida y lo consuela lo mejor que puede, pero la casa se encuentra tan abarrotada, que él tiene a Ingemar viviendo con el Sr. Arvidsson en otra casa. Mientras tanto, Ingemar se convierte en objeto de disputa entre Saga y otra chica. Cuando ellas empiezan a pelear por él, éste le agarra la pierna a Saga y comienza a ladrar como un perro, ella se disgusta por su extraña conducta y lo lleva a un ring de boxeo. Durante el combate, sin rencor, ella le dice que su querido perro (el cual él había pensado que estaba en un criadero), fue sacrificado y está muerto. Esto, junto a la muerte de su madre, es demasiado para él, y se ve dentro de una «casa de verano» de un solo cuarto, de Gunna en el patio trasero; el tiempo pasado aquí fuerza a Ingemar a reflexionar sobre la muerte de su madre, la pérdida de su perro y un mundo cambiante. Ingemar usa la experiencia de otros y su propia pérdida personal para conciliar una vida que puede ser difícil algunas veces. La película termina con la emisión de radio de un famoso combate de campeonato de peso pesado de boxeo, entre el sueco Ingemar Johansson y el estadounidense Floyd Patterson. Cuando Johansson gana, la ciudad entera estalla de regocijo, pero el ahora reconciliado Ingemar y Saga están ambos profundamente dormidos en un sofá.

    Comentario

    La infancia define a uno. Esta adaptación de la novela sueca de Reidar Jönson versa sobre las trágicas vivencias de Ingemar a sus doce años. Su madre lee hasta sumirse en la catarsis, jamás atiende al chico. El padre no aparece y el hermano mayor se despreocupa de él. Su perro Sickan supone la única fuente de amor puro que recibe. El chaval, más problemático que rebelde, debe mudarse con unos parientes al interior del país. El único consuelo de Ingemar reside en la empatía porque "Podría haber sido peor. De hecho, he tenido suerte. Comparando...". La madre padece una enfermedad terminal. Ingemar trata de adaptarse sin éxito al nuevo entorno rural en el pueblo de sus tíos. La historia refleja el viaje personal de un niño hacia la madurez tras sortear los obstáculos de la vida. El protagonista traba amistad con Saga, una chica contra quien rivaliza al boxeo. El rostro de Ingemar hipnotiza por las facciones del actor (Anton Glanzelius), un magnífico intérprete. La sensibilidad de un niño se enfrenta al mundo real. Ante la cruda realidad, el chico prefiere recrearse en un universo íntimo a su medida. Desde la ventana de su caseta, Ingemar mira las estrellas y piensa en su situación, brota una profunda reflexión sobre la condición humana. Guao Guau.