MI TÍO (1958)

    17

    El Sr. Hulot (Jacques Tati), es una persona amable y extravagante que vive en una casa modesta de un barrio humilde. De vez en cuando va a visitar a su hermana (Adrienne Servantie), que vive en un hogar ultramoderno (Villa Arpel). Su sobrino Gérard (Alain Bécourt) le adora, pero el padre del niño, el señor Arpel (Jean-Pierre Zola), que ocupa un alto cargo en una fábrica de tubos de plástico, no ve con buenos ojos la estrecha relación que mantienen e intentará emplear a su cuñado en la fábrica en la que trabaja. Además, en su afán por llevarlo a su terreno, su hermana querrá emparejar a Hulot con su vecina (Dominique Marie). La casa de los Arpel es fría, al contrario que la casa de Monsieur Hulot, y él se siente incómodo. Su sobrino no es feliz, porque se le prohíbe que traiga a casa a los amigos, porque podrían romper algo. El Sr. Hulot intentará que mejore esa situación.