ME ENAMORÉ DE UNA BRUJA

    48
    Titulo original: Bell, book and candle
    Año: 1958
    País: EE.UU.
    Duración: 100 min.
    Dirección: Richard Quine
    Guión: Daniel Taradash, basado en la obra teatral de John Van Druten "Bell, Book and Candle".
    Música: George Duning. Temas musicales: "Jingle Bells"; "Deck the Halls", interpretado por James Stewart; y "Stormy Weather", interpretado por Jack Lemmon a los tambores, con The band at the Zodiac Club.

    Intérpretes

    James Stewart, Kim Novak, Jack Lemmon, Ernie Kovacs, Hermione Gingold, Elsa Lanchester, Janice Rule, Philippe Clay, Bek Nelson, Howard McNear, The Brothers Candoli, Monty Ash, Joe Barry, Wolfe Barzell, William Bloom, Gail Bonney, Don Brodie, Conte Candoli, Pete Candoli, Dick Crockett, James Lanphier, Ted Mapes, Maurice Marks, Ollie O'Toole, Joe Palma y John Truax.

    Premios

    Nominada al Oscar a la Mejor Dirección Artística y Decoración y al Mejor Diseño de Vestuario. Nominada al Globo de Oro a la Mejor Película de Comedia o Musical.

    Sinopsis

    Shepherd Henderson (James Stewart), famoso editor de libros, en vísperas de contraer matrimonio, tiene un encuentro casual con una vecina del piso de abajo, Gil Holroyd (Kim Novak), que tiene una tienda de objetos antiguos y arte africano y dice ser antropóloga de profesión. Sin embargo, lo que es en realidad es una bruja, agraciadísima físicamente, que nada tiene que ver con las descritas en los tradicionales cuentos infantiles. La joven se siente atraída, al igual que su tía Queenie (Elsa Lanchester) y su hermano Nicky (Jack Lemmon), por la hechicería, y a ella recurren para hacer que el editor se desenamore de Merle Kittridge (Janice Rule), su novia, rompa su compromiso y, gracias a sus artimañas, se enamore de Gil.

    Comentario

    Uno de los muchos los títulos que Kim Novak protagonizó a las órdenes del director Richard Quine, que aquí adaptó una pieza teatral de John van Drutten sobre los avatares de un editor enredado por una verdadera bruja. Sin determinar del todo la frontera que separa la comedia sentimental y el relato fantástico, la propuesta de Quine se sustenta en la sugestiva presencia de una Kim Novak en su mejor momento de belleza y talento y en la vis cómica de un primerizo Jack Lemmon.