McQ

    37
    Titulo original: McQ
    Año: 1974
    País: EE.UU.
    Duración: 106 min.
    Dirección: John Sturges.
    Guión: Lawrence Roman.
    Música: Elmer Bernstein.

    Intérpretes

    John Wayne, Eddie Albert, Diana Muldaur, Colleen Dewhurst, Clu Gulager, David Huddleston, Jim Watkins, Al Lettieri, Julie Adams, Roger E. Mosley, William Bryant, Richard Kelton, Richard Eastham, Dick Friel, Joe Tornatore, Fred M. Waugh, Chuck Roberson y Kim Sanford.

    Sinopsis

    Un policía norteamericano, Lon McQ (John Wayne), que utiliza métodos poco comunes para resolver sus casos, encaja muy mal la noticia de la muerte de su mejor amigo, el sargento Stan Boyle (William Bryant). Antes, otro policía también había sido asesinado. El departamento se pone a investigar, a pesar de las muy escasas pistas con que cuenta. McQ se ofrece voluntario para llevar el caso, pero se le rechaza por culpa de sus métodos expeditivos. Pero McQ inicia sus pesquisas por su cuenta, y sospechando del rey de los traficantes de drogas, Manny Santiago (Al Lettieri), va en su busca y le propina una soberana paliza. Los superiores de McQ le apartan del servicio, pero éste sigue firme en lo que considera su obligación, y solo, sin ningún recurso material ni respaldo moral, continúa adelante el caso, que habrá de llevarle de sorpresa en sorpresa. Para poder moverse con algo más de facilidad. McQ contrata a su amigo Pinky Farrow (David Hudleston), un detective privado, y pide dinero prestado a su ex mujer: sabe que para conseguir informes sobre Santiago le hará falta una buena cantidad de dólares en efectivo. Sus pesquisas le llevan a Londres, descubriendo que existe una complicada trama de corrupción entre la propia policía británica.

    Comentario

    La historia de un detective de la policía que persigue utilizando todo tipo de métodos contundentes a los que ha acabado con la vida de un amigo. John Wayne protagoniza y produce a la película a través de su compañía Batjac, siendo también el responsable de poner a John Sturges en la dirección. Este, aunque más acostumbrado al western que al thriller, sabe sacar un buen rendimiento la ambientación urbana dejando su sello en las excelentes escenas de acción. Al Duke no debió de disgustarle del todo la experiencia de abandonar el caballo de las praderas de sus westers por el coche de policía de ciudad, pues al año siguiente volvería a personificar a otro rudo y tenaz policía en Brannigan.