MATERNITY BLUES (2011)

    Titulo original: Maternity Blues
    Año: 2011
    País: Italia
    Duración: 95 min.
    Dirección: Fabrizio Cattani
    Guión: Fabrizio Cattani y Grazia Verasani, basado en la obra teatral “From Medea” de Grazia Verasani
    Música: Paolo Vivaldi

    Intérpretes

    Andrea Osvart, Monica Birladeanu, Chiara Martegiani, Marina Pennafina, Daniele Pecci, Elodie Treccani, Pascal Zullino, Giulia Weber, Lia Tanzi, Pierluigi Corallo, Giada Colucci, Franca Abategiovanni y Amina Syed.

    Sinopsis

    Clara (Andrea Osvárt), Eloisa (Monica Barladeanu), Rina (Chiara Martegiani) y Vincenza (Marina Pennafina) comparten una terrible culpa, el infanticidio. Ingresadas en un hospital psiquiátrico, expían su condena intentando asimilar la responsabilidad de una acción que ha arruinado sus vidas como personas y madres. Mientras, conviven forzadamente con otras mujeres, en las que ven su culpabilidad reflejada. Familias y amistades rotas, la angustia vital que sienten y un consuelo que nunca reconfortará las convierten en mujeres rechazadas por la sociedad y por sí mismas. Pese al dolor, entre ellas todavía queda una oportunidad para la amistad, la alegría y la esperanza.

    Comentario

    Un drama que explora una dolorosa realidad bajo una mirada sin prejuicios. El título de la película es el nombre de un peligroso síndrome que puede llevar a una madre a matar a su propio hijo. La depresión post-parto es un trastorno psicológico cada vez más preocupante que afecta hasta un 30 % de las mujeres inmediatamente después del parto y puede darse en diversos grados. Los psiquiatras hablan a menudo de "depresión post-parto", pero este diagnóstico no sólo revela el síntoma de una enfermedad real, sino también las condiciones de la maternidad, de cada maternidad; donde todo el amor hacia el hijo que va a nacer puede convertirse en un profundo odio: el rechazo visceral de la criatura que vive y se alimenta del sacrificio de la madre. Un sacrificio de su cuerpo, pero también de su espacio y de su tiempo. Una transformación total de su vida que desestabiliza también sus relaciones y su trabajo. La idea de que exista una especie de vínculo natural entre madre e hijos que tiene origen en el parto –vínculo que algunos acaban extendiendo a todas las mujeres y a todos los niños independientemente de su relación de parentesco– es a todos los efectos un mito. Los síntomas de la depresión post-parto a menudo se mantienen escondidos: ya sea por la propia madre, por falta de autoestima, por los familiares que la rodean, por la vergüenza que se pueda sentir o la presión social. La soledad es la primera barrera que una madre debe franquear. El texto de la obra teatral en la que se ha basado el guión de “Maternity Blues”, no solo es una reflexión sobre el instinto materno; también es una acusación contra una sociedad que siempre necesita crear monstruos y juzgar un mal que no debería ser valorado a la ligera. En la película no hay ningún intento de juzgar a las protagonistas, pero aún menos de justificarlas y tampoco de absolverlas. Es un retrato de sus vidas, narrada desde el lugar donde cumplen su condena, el Hospital Psiquiátrico Judicial, mientras intentan "curarse" con la ayuda de psiquiatras.