MARTHA MACY MAY MARLENE

    Titulo original: Martha Macy May Marlene
    Año: 2011
    País: EE.UU.
    Duración: 101 min.
    Dirección: Sean Dunkin
    Guión: Sean Dunkin
    Música: Daniel Bensi y Saunder Jurriaans

    Intérpretes

    Elizabeth Olsen, Christopher Abbott, Brady Corbet, Hugh Dancy, Maria Dizzia, Julia Garner, John Hawkes, Louisa Krause, Sarah Paulson, Adam David Thompson, Allen McCullough, Lauren Molina, Louisa Braden Johnson, Tobias Segal, Gregg Burton, Michael Chmiel y Diana Masi.

    Premios

    Premio a la Mejor Dirección en el Festival de Cine de Sundance

    Sinopsis

    Martha (Elizabeth Olsen) es una joven que tras llevar desaparecida varios años, un día llama a su hermana mayor Lucy (Sarah Paulson), de la que estaba distanciada, desde una cabina telefónica. Sorprendida y preocupada, ésta acude a recogerla y se la lleva a su casa de verano en Connecticut junto a su marido Ted (Hugh Dancy), para poder recuperar el tiempo perdido y volver a conectar emocionalmente con ella. Pero el lujo y el confort del lugar chocan con la vida austera, fuera de las reglas sociales, que había llevado Martha en los últimos años, lo que le impide actuar de la manera que su hermana considera normal. Aunque Martha se niega a compartirlo con sau hermana, durante su tiempo desaparecida ha estado atrapada en una secta que lideraba el seductor y enigmático Patrick (John Hawkes) que junto a sus seguidores viven en una granja en las Montañas Catskill, y a quién se unió la joven en su búsqueda de una vida alternativa a la fría que llevaba con su distanciada familia. Pese a haber huido de la secta, la huella que ésta ha dejado en la débil psicología de Martha la ha convertido en una paranoica obsesiva, deteriorando, de forma lenta pero devastadora, su equilibrio mental hasta llevarla al borde de la locura. Cuando sus recuerdos desencadenan la aterradora paranoia de que su antigua secta podría todavía ir tras ella, la línea entre la ilusión y la realidad de Martha empieza a difuminarse.

    Comentario

    Suele pasar con cierta frecuencia: después de lo mucho filmado, escrito y hablado sobre un tema, llega un jovenzuelo, en este caso Sean Durkin, y nos muestra con toda potencia, pero de otra manera y con otras maneras, el peligro de las sectas. Y curiosamente, él apenas quiere hablar, le sobran las palabras; ni apenas escribir, los discursos no le van; sólo intenta filmar para meternos por los ojos un problemón de hondo calado y sus nefastas consecuencias. Lo suyo es, pues, otro lenguaje y entonces es cuando aparece como demasiado manido el utilizado hasta ahora. Acierta el realizador porque todo lo viejo suena ahora a nuevo aunque el asunto sea antiguo como la vida misma. Y acierta, por encima de todo, porque justamente ese tratamiento, tan personal, impacta. Impacta la candorosa imagen de una “niña bien” hecha trizas, el retorcido proceso a seguir para manejarla y aún mucho más la aparente recuperación para la vida “normal”. Entre medias hay, desde luego, una dura reflexión sobre “la buena vida” vista desde las dos orillas. Y encontramos, además, un gran director de actores que consigue de Elizabeth Olsen (niña-adorno hasta ahora en la pantalla) los registros exactos para llegar a la meta. La historia de “Martha Marcy May Marlene” la explica Durkin muy bien (es también el guionista) a base de un afinado montaje entre flash-backs. Y el título, lo dice todo: Martha (un yo individual, una persona) Marcy May (un todos nosotros, una idea) y Marlene (un nadie, una conjura). Estupenda apuesta y gran debut, que debemos celebrar.