MARCELINO PAN Y VINO (1991)

    5
    Titulo original: Marcelino Pan y Vino
    Año: 1991
    País: España - Italia - Francia
    Duración: 98 min.
    Dirección: Luigi Comencini.
    Guión: Luigi Comencini y Emnio de Concini, basado en el cuento "Marcelino Pan y Vino", de José María Sánchez Silva.
    Música: Fiorencio Carpi.

    Intérpretes

    Nicolo Paolucci, Fernando Fernán Gómez, Alfredo Landa, Didier Bénureau, Sergio Bini Bustric, Alberto Gracco, Ernesto Lama, Thierry Nenez, Lucio Romero, Francesco Scali, Francesco Siciliano, Yves Verhoeven, Roberto Herlitzka, Bernard-Pierre Donnadieu, Ida Di Benedetto, Teresa Checa Martínez, Kewin Colomaloni, Quentin De Salivet y Clelia Rondinella.

    Sinopsis

    En el siglo XVII, después de una cruenta guerra, los monjes de un humilde monasterio encuentran a un recién nacido entre las ruinas de una casa. El niño es bautizado con el nombre de Marcelino por el prior (Fernando Fernán Gómez) y su vida transcurre entre el cariño de los frailes como Fray Papilla (Alfredo Landa), Fray Felipe (Lucio Romero) o Fray Eusebio (Alberto Gracco). Pero Marcelino (Nicolo Paolucci), ya con seis años, echa de menos el amor de una madre. Cuando un pintor (Francesco Siciliano) llega al monasterio para realizar un cuadro de Jesús y la Virgen María, cuya modelo es la mujer del terrateniente de la comarca ya fallecida (Ida Di Benedetto), Marcelino ve en ella a su propia madre. El terrateniente (B. Pierre Donnadieu) visita el monasterio para ver el cuadro finalizado, y allí se interesa por el niño y su historia, hasta el punto de ver en él a su propio hijo, desaparecido en la guerra en la que también murió su mujer. Decide entonces acogerlo en su casa y llevarse el cuadro, pero aún así, Marcelino se siente solo y su único consuelo es hablar con la mujer del cuadro. Un día, la nodriza (Clelia Rondinella) retira el cuadro y esa misma noche Marcelino se fuga en medio de una gran tormenta. Llega al monasterio, enfermo y con fiebre, y los frailes le esconden en la cripta, al lado de un gran crucifijo. Todavía en estado febril, comienza a hablar con el Cristo, llegando a compartir con él la comida que los monjes le preparan: pan y vino. El terrateniente, enfurecido, ordena registrar el monasterio y al no encontrar al niño, que lo único que desea es reunirse con su madre en el cielo, ordena incendiar todo el edificio. Marcelino pide a Jesús que provoque una tormenta que apague las llamas. Así ocurre, mientras un trueno hace desbocar al caballo del terrateniente, quién enganchado al estribo desaparece arrastrado en la desenfrenada huida de su montura. Cuando los frailes llegan a la cripta, sólo encuentran los maderos de la cruz. Marcelino y el Cristo han desaparecido.

    Comentario

    El prestigioso director italiano Luigi Comencini ("La chica de Bube", "Infancia, vocación y primeras experiencias de Giacomo Casanova, veneciano", "La mujer del domingo", "El gran atasco") firma este remake de "Marcelino Pan y Vino", volviendo a adaptar el relato de Sánchez Silva, ahora con algunas libertades con respecto a la anterior versión. Es una coproducción hispano franco italiana que sirvió para lanzar como efímero actor infantil al niño Nicolo Paulucci, muy bien arropado por los españoles Fernando Fernán Gómez, Alfredo Landa y Lucio Romero.