MALVALOCA (1926)

    Titulo original: Malvaloca
    Año: 1926
    País: España
    Duración: 80 min.
    Dirección: Benito Perojo
    Guión: Benito Perojo, basado en la comedia homónima de Serafín y Joaquín Álvarez Quintero

    Intérpretes

    Lydia Gutiérrez, Manuel San Germán, Javier de Rivera, Erna Becker, Joaquín Carrasco, Alfredo Hurtado, Lyna Moreno, Juan Manuel Figuera, Carlos Verger, Amalia Molina.

    Sinopsis

    Rosa, llamada Malvaloca (Lydia Gutiérrez), vive con sus poco ejemplares padres en su casita de Málaga. La chica, algo ligera de cabeza y harta de los malos tratos de sus progenitores, decide marcharse un día con un galán (Juan Manuel Figuera) que la seduce, engaña y abandona, naciendo de estos amores extramatrimoniales un hija. Pasados los años, Malvaloca, que ha retornado al hogar familiar, se consuela con su hija y con la amistad y generosidad de Salvador (Javier de la Rivera). Durante una fiesta es avisada por Pitusín (Alfredo Hurtado) de la grave enfermedad de la niña, que fallece entre sus brazos poco después. Durante un viaje en tren, Salvador conoce a Leonardo (Manuel San Germán) y juntos deciden montar una herrería y una fundición. Un accidente en el taller obliga a Salvador a ser internado en el convento, al cuidado de las monjas. Malvaloca, avisada del percance, acude a visitarle y conoce a Leonardo, surgiendo entre ellos algo más que una amistad. Malvaloca, arrepentida de su frívolo comportamiento anterior, promete enmendarse y continúa sus relaciones con Leonardo a pesar de la oposición de salvador, que ya repuesto, decide en agradecimiento arreglar La golondrina, la campana de las monjas. En su fundición utiliza las medallas de un recluta muerto en la guerra de África. Durante la procesión, arreglada ya la campana, ésta suena mientras Leonardo y Malvaloca se prometen amor y salvador parte del pueblo.

    Comentario

    Primera adaptación cinematográfica de la obra teatral de los hermanos Serafín y Joaquín Álvarez Quintero rodada por Benito Perojo entre Sevilla y Málaga. La famosa obra de los hermanos Álvarez Quintero volvería a ser llevada al cine en 1942 por Luis Marquina y en 1954 por Ramón Torrado.