MALAS CALLES (1973)

    6
    Titulo original: Mean Streets
    Año: 1973
    País: EE.UU.
    Duración: 107 min.
    Dirección: Martín Scorsese.
    Guión: Mardik Martín y Martín Scorsese, según un argumento de Martin Scorsese.
    Música: Bert Holland y Eric Clapton. Temas musicales: “Jumpin’ Jack Flash”, interpretado por The Rolling Stones; “Tell me”, interpretado por The Rolling Stones; “I love you so”, interpretado por The Chantells; “Addio sogni di Gloria”, interpretado por Giuseppe de Stefano; “Canta per’ me”, interpretado por Giuseppe de Stefano; “Munasterio di Santa Chiara”, interpretado por Giuseppe de Stefano; “Marruzzella”. Interpretado por Renato Carosone; “Scapricciatiello”, interpretado por Renato Carosone; “Pleaso Mr Postman”, interpretado por The Marvelettes; “Steppin’ out”, interpretado por Cream; “I looked away”, interpretado por Eric Clapton; “Desiree”, interpretado por The Charts; “Rubber biscuit”, interpretado por The Chips; “Pledging my love”, interpretado por Johnny Ace; “Ritmo sabroso”, interpretado por Ray Baretta; “You”, interpretado por The Aquatones; “Ship of love”, interpretado por The Nutmegs; “Florence”, interpretado por The Paragons; “Malafemmina”, interpretado por Jimmy Roselli; “Those oldies but goodies”, interpretado por Little Caesar and The Romans; “I met him on a Sunday”, interpretado por The Shirelles; “Be my baby”, interpretado por The Ronettes; “Mickey’s monkey”, interpretado por The Miracles.

    Intérpretes

    Robert De Niro, Harvey Keitel, David Proval, Amy Robinson, Richard Romanus, Cesare Danova, Victor Argo, George Memmoli, Lenny Scaletta, Jeannie Bell, Murray Moston, David Carradine, Robert Carradine, Lois Walden, Harry Northup, Dino Seragusa, D’Mitch Davis, Peter Fain, Julie Andleman, Robert Wilder, Ken Sinclair, Jaime Alba, Ken Konstantin, Nicki “Ack” Aquilino, B. Mitchel Reed, Catherine Scorsese y Martin Scorsese.

    Sinopsis

    Little Italy, Nueva York, otoño de 1972. Vietnam arde todavía y América se halla sumida en uno de los períodos más grises de su historia. Charlie (Harvey Keytel) es un delincuente neoyorquino que sueña con convertirse en un gángster respetable como su tío para poder mudarse, junto a su novia epiléptica, del miserable barrio en el que viven. Charlie aspira a obtener el reconocimiento y los favores de su tío, un mafioso del barrio que le legará el mando de un restaurante obtenido por el cobro de una deuda, pero que a cambio le exige que deje de tratarse con unas compañías nada recomendables, refiriéndose concretamente a su amigo Johny Boy (Robert de Niro), un gamberrillo de poca monta, que debe dinero a diestro y siniestro. Johny Boy es perseguido por Michael (Richard Romanus), que se dedica al contrabando de cualquier cosa y a prestar dinero para luego tratar de recuperarlo. Toni (David Proval) es el dueño de un bar de copas en el que se reúnen todos y por su parte también trata de evitar que el negocio se le llene de drogadictos o gente indeseable. Todos ellos, a excepción de Johny Boy, intentan llevar una vida lo más digna posible, aunque no necesariamente honrada. Charlie siente hacia Johny Boy una especie de responsabilidad paternal y trata de ayudarle en vano a salir de sus nada aconsejables costumbres. Charlie vive en un mundo de vicios, por eso intenta ser tan religioso como pueda. Pero está atrapado en la Mafia como un gangster de poca monta y sin futuro. Además, está pasando por una etapa de introspección espiritual, en la que se cuestiona el sentido de la expiación de los pecados a través de la religión. Él quiere redimir su alma con sus hechos, y no con la penitencia impuesta semanalmente por el cura de su iglesia. Pero tiene una deuda consigo mismo, pues siente la culpabilidad de seguir una vida destinada al fracaso. Theresa (Amy Robinson), la prima de Johny, con la que Charlie sale a escondidas, intenta convencerle de que se vayan del barrio, pero Charlie no quiere huir, él ama su entorno, el único que conoce. Little Italy es para todos su hogar, el sitio en el que quieren continuar viviendo. Todos tratan de buscar una salida a una difícil situación determinada por el barrio en el que viven, pero lo quieren lograr sin salir de él, mejorando sus vidas a través de una respetable conducta, que no tenga nada que ver con las bajezas de la delincuencia común, aunque sea a costa de caer en otro tipo de corrupción, considerada sin embargo por ellos como la única solución legítima a su desafortunada situación.

    Comentario

    Tras “Taxi Driver”, Martin Scorsese y Robert De Niro se volvieron a unir en esta historia ambientada en el barrio italiano de Manhattan. El filme muestra el triángulo formado por tres amigos, un aspirante a hombre respetable, un joven mafioso y la epiléptica prima de éste. Scorsese vuelve a retratar como nadie las calles más sórdidas de La Gran Manzana, con el sentido moralizador que siempre ha caracterizado su cine. El título se refiere a una frase de Raymond Chandler “Un hombre tiene que dar la cara en esas malas calles”. Scorsese basó el guión de “Malas calles” en vivencias personales, los personajes fueron dibujados a partir de amigos de su infancia, incluso él mismo plasmó su alter ego en la figura de Michael, quien habla, como el director reconoce, por boca de él mismo. En “Malas calles” aparecían ya las marcas de estilo habituales de Scorsese como el empleo de antihéroes o la obsesión por la religión y el estilo de vida de los gangsters. Además, estableció su relación con Robert de Niro, uno de los actores habituales en su filmografía. A destacar la banda sonora con temas de The Rolling Stones.