MAKINAVAJA, EL ÚLTIMO CHORISO (1992)

    58
    Titulo original: Makinavaja, el último choriso
    Año: 1992
    País: España
    Duración: 92 min.
    Dirección: Carlos Suárez
    Guión: Carlos Suárez, basado en los cómics de Ramón Tosas (Ivá).
    Música: Luis Mendo y Bernardo Fuster. Temas musicales: "Makinavaja", interpretado por Andrés Pajares; "Strangers in the Night", interpretado por Andrés Pajares y Pedro Reyes; "La Mamma", interpretado por Andrés Pajares y Pedro Reyes; y "Diana", interpretado por Andrés Pajares y Pedro Reyes.

    Intérpretes

    Andrés Pajares, Jesús Bonilla, Mario Pardo, Pedro Reyes, Mary Santpere, Lázaro Escarceller, Albert Vidal, Carmen Conesa, Boris Ruiz, Damià Barbany, Hugo Gorban, Mercè Lleixà, Carles Canut, Joan Crosas, Silvia Solar, Pep Sais, Albert Tobias, Joan Potau, Clara del Ruste, Mercé Sans, John Johnny, Óscar Calvo, Xavier Collellmir, Gustavo Hernández y Jana Tell.

    Sinopsis

    Maki (Andrés Pajares) trabaja en el Barrio Chino, donde se mueve como un pez entre los turbios ambientes de prostituciòn, droga y delincuencia. Allì, èl y su compinche Popeye (Jesús Bonilla) asisten a un atraco con rehenes y más tarde se encuentran en el bar de El Pirata (Pedro Reyes) con Moromielda (Mario Pardo), que le aconseja a Popeye que se deshaga del rolex que ha mangado. Luego, Maki y los suyos van al banco a saldar cuentas con Hacienda, y a los almacenes Sepu, a escoger un cuadro para el regalo de El Pira. Pero como la seguridad es fuerte, prefieren ir a la Fundaciòn Miró.

    Comentario

    Nacido en la envenenada plumilla del genial Ramón Tosas, malicioso, ya desaparecido, autor que se escondía tras la firma de Ivá, Makinavaja fue primero personaje emblemático de las páginas del cómic, protagonista indiscutible de la revista satírica El Jueves, desde donde le canta las verdades al lucero del alba, mientras hace peligrosos equilibrios en el afilado filo de la navaja trapera de la risa. Makinavaja tuvo dos adaptaciones cinematográficas, de la que esta fue la primera (la segunda llevó el título de Semos peligrosos), y una serie de televisión, conservando las principales características del personaje,, sincero, descarado, agrio, dulce y, como siempre, cómico. La película fue la segunda incursión como realizador del prestigio director de fotografía Carlos Suárez.