LOVERS (1999)

    27
    Titulo original: Lovers
    Año: 1999
    País: Francia
    Duración: 100 min.
    Dirección: Jean-Marc Barr.
    Guión: Pascal Arnold y Jean-Marc Barr.

    Intérpretes

    Élodie Bouchez, Sergej Trifunovic, Jean-Christophe Bouvet, Irina Decermic, Philippe Duquesne, Thibault de Montalembert, Dragan Nikolic y Geneviève Page.

    Sinopsis

    París es el marco donde se desarrolla la historia de amor de un pintor yugoslavo de veinticinco años llamado Dragan (Sergej Trifunovic) y de Jeanne (Élodie Bouchez), una parisina de su misma edad. El relato nos habla de su encuentro, de su primera noche y de su felicidad hasta que, a causa de un simple control, se descubre que Dragan está en París sin permiso. A partir de entonces tiene tres días para abandonar la ciudad y, de esa manera, una historia de amor que podía haber sido para siempre amenaza con convertirse en un breve encuentro. Como ninguno de los dos está dispuesto a la separación deciden saltarse la ley para estar juntos, aunque ello signifique vivir relativamente escondidos. Su situación, aunque difícil, refuerza aún más su amor. Aunque sólo en algunos momentos íntimos encuentren la paz y compartan una extraña sensación de libertad. La frágil armonía se rompe con la llegada de las autoridades francesas que vienen a expulsar a Dragan y a devolverlo a su país. Dragan se explica con mucha dificultad en francés, por eso Jeanne y él se comunican a lo largo de toda la historia en inglés.

    Comentario

    Película rodada en vídeo digital conforme a las reglas del manifiesto Dogma 95 (es la número 5 que se rodó siguiendo ese decálogo de los daneses Lars von Trier y Thomas Vinterberg), que supuso el debut como director del actor Jean-Marc Barr (El gran azul), quién ha trabajado con Trier en cuatro ocasiones: Europa, Rompiendo las olas, Bailar en la oscuridad y Dogville). Su principal protagonista es Elodie Bouchez (La vida soñada de los ángeles). Como indica su título es una película sobre el amor, presentado como la última resistencia al caos de este mundo y en la que la ciudad de París es uno más de los protagonistas principales. La película forma parte de una trilogía que se completa con Demasiada carne, y Being light, ambas codirigidas entre Jean-Marc Barr y Pascal Arnold.