LOS VIAJES DE SULLIVAN

    Titulo original: Sullivan's Travels
    Año: 1941
    País: EE.UU.
    Duración: 90 min.
    Dirección: Preston Sturges.
    Guión: Preston Sturges.
    Música: Charles Bradshaw y Leo Shuken. Temas musicales: Canción de primavera, de Felix Mendelssohn-Bartholdy y Let My People Go, interpretado a la armónica por Sul-Te-Wan y cantado por Jess Lee Brooks.

    Intérpretes

    Joel McCrea, Veronica Lake, Robert Warwick, William Demarest, Franklin Pangborn, Porter Hall, Byron Foulger, Margaret Hayes, Robert Greig, Eric Blore, Torben Meyer, Victor Potel, Richard Webb, Charles R. Moore, Almira Sessions, Esther Howard, Frank Moran, Georges Renavent, Harry Rosenthal, Al Bridge, Jimmy Conlin, Jan Buckingham y Robert Winkler.

    Sinopsis

    El director de cine John L. Sullivan (Joel McCrea) sueña con rodar una película que aborde el sufrimiento de los menesterosos, así que convence a los ejecutivos del estudio de que le permitan recorrer el país disfrazado de vagabundo para investigar el tema. Después de trabajar como peón para una viuda que tiene pensado para él algo más que cortar leña, se escabulle de casa de ésta por la noche, pero el camión que le recoge le lleva de vuelta a Hollywood. Frustrado por su fracaso, Sully entra en una cafetería para tomarse una taza de café con los últimos diez centavos que le quedan, y una bellísima actriz rubia (Veronica Lake), que pasa por un mal momento, le invita a desayunar. Más tarde detienen a la chica y a Sully por robar el coche de éste, pero su ayuda de cámara (Eric Blore) y su mayordomo (Robert Greig) pagan la fianza. La chica decide vestirse de hombre y unirse a él en el experimento. Viven como auténticos vagabundos recorriendo poblados de chabolas, haciendo cola para comer en comedores de beneficencia y escuchando sermones a media noche para asegurarse una cama en las misiones. En Kansas City Sully declara que su misión ha concluido y confiesa a la chica que, aunque la quiere, su avariciosa mujer no le dejará poner fin a su matrimonio. Esa noche Sully recorre las calles repartiendo billetes de cinco dólares a los necesitados. Un vagabundo que lleva puestos los zapatos que ha robado a Sully, y que contienen su única identificación, le roba y, tras dejarle inconsciente de un golpe, arrastra su cuerpo hasta un vagón de carga. El vagabundo muere poco después arrollado por un tren y Sully se despierta al día siguiente en una estación desconocida. Se encuentra desorientado y le detienen tras un altercado con un empleado del ferrocarril (Howard Mitchell). Comono recuerda su identidad a causa del fuerte golpe en la cabeza, le llaman Richard Roe y le condenan a trabajos forzados. Sully finalmente logra recordar quién es y una noche que llevan a los presos a ver unos dibujos animados de Mickey Mouse en una igle

    Comentario

    Una de las más geniales comedias americanas de la historia, a cargo de Preston Sturges, (el primer guionista al que Hollywood permitió dirigir sus propias historias), un director que con un famoso decálogo, sentó las bases del género. Para Sturges esta película fue toda una declaración de principios, una confesión personal de las razones que lo llevaron a elegir la comedia en lugar de otro género. Porque, como expresa el protagonista de la película: No he sufrido lo suficiente como para hacer películas sobre el sufrimiento de las personas. Sturges utiliza las armas de la alta comedia para denunciar la pobreza de la sociedad norteamericana, con una película que es, además una apasionante meditación sobre el cine.