LOS VAMPIROS

    15
    Titulo original: I vampiri
    Año: 1956
    País: Italia
    Duración: 78 min.
    Dirección: Riccardo Freda.
    Guión: Riccardo Freda, Piero Regnoli y Rijk Sijostrom.
    Música: Roman Vlad.

    Intérpretes

    Gianna María Canale, Dario Michaelis, Antoine Balpetre, Paul Muller, Carlo D'Angelo, Wandisa Guida, Renato Tontini, Charles Fawcett, Angelo Galassi, Gisella Mancinotti, Miranda Campa, Armando Annuale, Ronny Holiday, Joy Holliday, Emilio Petacci, Barbara Wohl y Riccardo Freda.

    Sinopsis

    En París, el hallazgo de dos jóvenes desangradas hace circular rumores acerca de la existencia de un vampiro y toda la prensa le dedica grandes titulares. Decidido a conocer la verdad, el periodista Pierre Valentin (Dario Michaelis) realiza sus propias averiguaciones, a pesar de la desaprobación de su director y del jefe de policía, entrando así en contacto con la tímida Laurette Robert (Wandisa Guida), amiga de una de las dos víctimas. La misma le confiesa que a menudo le acecha un desconocido y desaparece poco tiempo después. Mientras tanto Pierre casi consigue capturar al misterioso perseguidor. Excluido del caso, el periodista recibe el encargo de escribir un artículo sobre una lujosa recepción en el Castillo Du Grand, donde viven solas la duquesa Marguerite y su sobrina Giselle (Gianna Maria Canale), que se siente fuertemente atraída por Pierre. De alguna manera, Pierre está convencido de que la respuesta al misterio de Laurette y de los asesinatos se oculta tras los muros del castillo. Tras una visita no autorizada, se topa por casualidad con el hombre que seguía a Laurette, consigue capturarle y llevarle a la comisaría: aquí el criminal confiesa haber secuestrado a las mujeres, actuando por dinero tras recibir el encargo de otros. El hombre es asesinado, pero su testimonio es suficiente para llevar a la policía al castillo donde encuentra a Laurette, sacando así a la luz la espantosa verdad que une los destinos de la duquesa Marguerite y de su sobrina.

    Comentario

    Una actualización del mito del vampiro, alejándose de los arquetipos de Drácula o Nosferatu, con un eficaz ritmo narrativo muy ágil combinado con una fotografía en scope que muestra en todo su esplendor su naturaleza gótica. Aunque la película está firmada únicamente por Riccardo Freda, fue finalizada por Mario Bava, que era su director de fotografía, cuando Fredda, lo abandonó por divergencias con la productora.