LOS RITOS SATÁNICOS DE DRÁCULA

    26
    Titulo original: The Satanic Rites of Dracula
    Año: 1974
    País: Gran Bretaña
    Duración: 87 min.
    Dirección: Alan Gibson
    Guión: Don Houghton.
    Música: John Cacavas.

    Intérpretes

    Christopher Lee, Peter Cushing, Michael Coles, William Franklyn, Freddie Jones, Joanna Lumley, Richard Vernon, Barbara Yu Ling, Patrick Barr, Richard Mathews, Lockwood West, Valerie Van Ost, Maurice O'Connell, Peter Adair, Maggie Fitzgerald, Pauline Peart, Finnuala O'Shannon, Mia Martin, John Harvey, Marc Zuber, Paul Weston, Ian Dewar y Graham Rees.

    Sinopsis

    En el Londres de los años 70, el inspector Murray (Michael Coles) de Scotland Yard, que investiga unas extrañas muertes todas con la sangre succionada, cree que ha destapado un caso de vampirismo, por lo que pide al famoso investigador experto del vampiro, profesor Larimer Van Helsing (Peter Cushing), un descendiente del famoso cazador de vampiros Van Helsing, que les ayude a poner fin a estos crímenes horribles. Se trata de consultarle acerca de una extraña secta dedicada a la magia negra de la que forman parte destacados miembros del gobierno de Su Majestad. En los sótanos de un centro de investigaciones científicas el esforzado profesor descubre una horda de sedientas mujeres-vampiros. Van Helsing demuestra su sabiduría sobrehumana al llegar a la siguiente conclusión: Drácula esta detrás de todo este asunto. Drácula (Christopher Lee) se esconde ahora tras la apariencia de un misterioso presidente de una potente compañía inmobiliaria dedicada a la especulación que, desde Londres, ha diseñado un ambicioso plan: acabar con la humanidad y así ser el señor todopoderoso de un mundo de no-muertos, lo que piensa lograr gracias a la acción etérea de un virus letal y desconocido que ha descubierto un científico y que pretende propagar por todo el mundo. Dracula tiene aquí a todo un grupo de ángeles del infierno que le protege. Naturalmente, van Helsing y su nieta Jessica (Joanna Lumley) intentarán impedirlo.

    Comentario

    La productora Hammer decidió reunir nuevamente a Cushing y Lee en este producto tardío que retoma la serie Drácula que consagró a esta productora revitalizando el cine de terror de los 60 y que con este título se despidió definitivamente del personaje. Aquí el Conde aparece convertido en un poderoso industrial instalado en un Londres repleto de vampiros, cuyo propósito es extender un virus letal por todo el planeta. La película se puede ver como una alegoría con mucha premonición sobre el sida y la guerra bacteriológica que amenazará a la humanidad cuarenta años después.