LOS MUERTOS ANDAN

    86
    Titulo original: The walking dead
    Año: 1936
    País: EE.UU.
    Duración: 66 min.
    Dirección: Michael Curtiz.
    Guión: Ewart Adamson, Robert Adams, Lillie Hayward y Peter Milne, basado en una historia de Joseph Fields y Ewart Adamson.
    Música: Bernhard Kaun.

    Intérpretes

    Boris Karloff, Ricardo Cortez, Edmund Gwenn, Marguerite Churchill, Warren Hull, Barton MacLane, Henry O'Neill, Joseph King, Addison Richards, Paul Harvey, Robert Strange, Joe Sawyer, Eddie Acuff, Kenneth Harlan, Miki Morita, Ruth Robinson, Bill Elliott, Nicholas Kobliansky, Edward Peil Sr., Adrian Rosley, Brandon Beach, George Beranger y Wade Boteler.

    Sinopsis

    Nolan (Ricardo Cortez) lidera una cuadrilla de chantajistas criminales que asesina al juez Roger Shaw (Joseph King). La propia organización carga el muerto a John Ellman (Boris Karloff), un hombre inocente que acaba de salir de la cárcel y que es acusado. Nolan hace de abogado defensor de Nolan, consiguiendo que este sea condenado a muerte por un jurado por un crimen que no ha cometido. Nancy (Marguerite Churchill) y Jimmy (Warren Hull), dos jóvenes que presenciaron el asesinato pero que no se atrevieron a declarar en el juicio, le confiesan la verdad al doctor Beaumont (Edmund Gwenn). Pese a todo, John es ejecutado y Beaumont ve la posibilidad de utilizar un procedimiento experimental para devolver el cuerpo inerte a la vida.. Recupera el cadáver y el experimento es un éxito, pero el cerebro de John parece sufrir alguna anomalía. A partir del momento en que recupera su memoria, John comienza una venganza contra aquellos que lo acusaron. John logra un completo control mental sobre los miembros de la banda de criminales y uno a uno los conduce a la muerte. Antes de estrellarse en su coche, Nolan dispara contra John quién, una vez ejecutada su venganza le pide al doctor Beaumont que le deje morir en paz.

    Comentario

    Un cruce entre terror, thriller y fantástico en torno a un hombre inocente que es ejecutado y que regresa de la tumba para vengarse. Un producto firmado por el prolífico Michael Curtiz al servicio de Boris Karloff en el momento de máxima popularidad del actor. Uno de los primeros films sonoros que tocó la figura del muerto viviente.