LOS IDUS DE MARZO (2011)

    Titulo original: The Ides of March
    Año: 2011
    País: EE.UU.
    Duración: 101 min.
    Dirección: George Clooney
    Guión: George Clooney, Grant Heslov, Beau Willimon, basado en la obra teatral de Beau Willimon “Farragut North”.
    Música: Alexandre Desplat.

    Intérpretes

    Ryan Gosling, George Clooney, Philip Seymour Hoffman, Paul Giamatti, Evan Rachel Wood, Marisa Tomei, Jeffrey Wright, Max Minghella, Jennifer Ehle, Gregory Itzin, Michael Mantell, Yuriy Sardarov, Bella Ivory, Hayley Meyers, Maya Sayre, Danny Mooney, John Manfredi, Robert Mervak, Fabio Polanco, Frank Jones Jr., Peter Harpen, Rohn Thomas, David McConnell, Mark Stacey White, Lauren Wainwright, Kris Reilly, Michael Ellison, Leslie McCurdy, Robert Braun, Rachel Maddow, Chris Matthews, Charlie Rose, Deb Dixon, Neal Anthony Rubin, Loretta Higgins, Joe Dinda, John Repulski, Cherie Bowman, Rachael Adams, Talia Akiva, Darrell P. Miller, Lauren Mae Shafer, Will Wheaton, Paul Xiong, Matthew W. Allen, Ron Baratono, Nelson Beato, Ewan Bourne, Johnny Britt, Patricia Lynne Cissell, Geralyn Clark, Sandy Coonan, Dennis Doyle Jr., Tiffani Elise Edwards, James Feaheny, Steven Hauptman, Pennie-Marie Hawkins, Ron Heisler, Tim Kaiser, Jessica Nichole Lach, Abe Larkin, Kef Lee, Linda Linsley, Norine Marsh, Rebecca Mccarthy, Tiffany Sander McKenzie, Ralph H. Meyer, Oz Noori, Krishawn Peace, Michael Peake, David Pittinger, Katy Russell, Stephanie Schaberg, Tom Shafer, Kristyn Shelley, Joseph Smith, Melody Teodoro-Kurtis, Nate Thomas, Johnny Truong y Jeff Weinmann.

    Premios

    Nominada al Oscar al Mejor Guión Adaptado. Nominada al Premio BAFTA de la Academia de Cine Británico al Mejor Guión Adaptado y al Mejor Actor Secundario (Philip Seymour Hoffman)
    Nominada al Globo de Oro a la Mejor Película Dramática, al Mejor Director, al Mejor Guión y al Mejor Actor Dramático (Ryan Gosling).
    Premio Brian a George Clooney en el Festival Internacional de Cine de Venecia.

    Sinopsis

    Stephen Meyers (Ryan Gosling) es el jefe de campaña de Mike Morris (George Clooney), el gobernador de Pennsylvania que opta a la candidatura demócrata para ser el próximo presidente de Estados Unidos. Su rival en el partido es Ted Pullman (Michael Mantell), cuyo jefe de campaña es Tom Duffy (Paul Giamatti). Durante las primarias de Ohio, éste se cita en secreto con Meyers con el fin de captar sus servicios, una reunión ilegal. Pero lo que era una reunión que en teoría nunca pasó pronto se les escapa de las manos a sus dos implicados, con Paul Zara (Philip Seymour Hoffman), el mentor de Meyers, Ida Horowicz (Marisa Tomei), una periodista de The New York Times y Molly Stearns (Evan Rachel Wood), una becaria de la campaña de Meyers, que inicia una relación con Meyers y este descubre que tuvo un affaire con el propio gobernador, un hombre casado, que si se descubre hundiría su candidatura. Meyers le cuenta su encuentro con Tom Duffy a su jefe Paul Zara. Poco después Molly Stearns descubre el asunto y amenaza con publicarlo, mientras que Molly le cuenta a Meyers que está embarazada. Todos forman parte de un juego del poder tan peligroso como traicionero.

    Comentario

    Desde Orson Welles a Frank Capra, pasando por Oliver Stone, Rob Reiner, Mike Nichols, Warren Beaty, Barry Levinson… el hecho es que denunciar las mezquindades que adornan la carrera a la Casa Blanca es ya para los americanos una tradición tan mortificante como atractiva; y por ese aro han pasado un sinfín de variopintos cineastas; es, ni más ni menos, que otra forma de mirarse al ombligo, meter el dedo en la llaga para, eso sí, proclamar inmediatamente después su débil, pero eterna, fe en la democracia. El juego se les da como a nadie y además el mundo entero parece derretirse también, a juzgar por las taquillas. Y seguimos en esas, de forma que ante la nueva andanada de George Clooney lo primero que uno se pregunta es si su envite aporta algo al surtido género del “navajeo electoral”. Y hay que decir que sí, que Clooney algo aporta. En primer lugar, un reparto impecable compartido, no acaparado, por él mismo, Philip Seymour Hoffman, Paul Giamatti, Marisa Tomei y un inmenso Ryan Gosling al que el director deja generosamente lucirse una vez más; insuperable Gosling, con el permiso de su “Driver”, si bien se trata de dos papeles casi complementarios, más discursivo este y más gestual aquel. El caso es que la película avanza a muy buen ritmo, sustentada, desde luego, por el talento de todos y cada uno de los actores y también por un potente guión (basado en la obra teatral de Beau Willimon) del que saltan momentos y diálogos absolutamente redondos.Si a ello le añadimos oficio y una más que aceptable puesta en escena, debemos concluir sin más rodeos que, efectivamente, Clooney lo ha logrado de nuevo.