LOS GUERRILLEROS (1962)

    55
    Titulo original: Los Guerrilleros
    Año: 1962
    País: España
    Duración: 80 min.
    Dirección: Pedro Luis Ramírez
    Guión: Antonio Mas-Guindal y Jesús María de Arozamena
    Música: Juan Solano. Temas musicales: Interpretados por Manolo Escobar y Rocío Jurado.

    Intérpretes

    Manolo Escobar, Rocío Jurado, Paula Martell, José Luis Pellicena, Gracita Morales, Manolo Gómez Bur, José Moreno, Rafael Durán, Alfredo Mayo, Lina Yegros, Daniel Martín, Antonio Quirós, Manuel Rojas, Josefina Serratosa, Manuel Guitart, Pilar Gómez Ferrer, Miguel Ángel Rodríguez, José Cuadros y Jack Taylor.

    Sinopsis

    En 1808, tras saquear Córdoba, un destacamento del ejército de Napoleón mandado por el coronel Tenardier se dirige hacia Andújar para unirse al general Dupont. Juntos se enfrentarán a las tropas del general Castaños en Bailén. Mientras, en todos los pueblos de España se están formando grupos de guerrilleros que atacan por sorpresa a las tropas invasoras. En Montoro, los valientes José Manuel (Manolo Escobar) y Curro (José Moreno), que se disputan el amor de la tabernera Salvadora (Rocío Jurado), organizan a los habitantes para distraer a los franceses, al mando del coronel Demartie (Rafael Durán), con unos bailes y una corrida de toros, y vencerlos. Durante los preparativos, Teresa (Paula Martel), vizcondesa de San Clemente, se enfrenta al amor por el español José Manuel y el francés Daniel (José Luis Pellicena), marques de Ruán. En la lucha con los franceses mueren Salvadora y el coronel Demartie, mientras José Manuel se une a Teresa para combatir al invasor y el marqués de Ruán escapa.

    Comentario

    Manolo Escobar, Rocío Jurado (que debutaban en el cine) y Gracita Morales protagonizan esta ínfima comedia llena de canciones, rodada en Arcos de la Frontera por Pedro L. Ramírez, director que diez años antes era un firme valor de nuestro cine con títulos como “Recluta con niño” o “Los ladrones somos gente honrada”. Ambientada durante la invasión francesa y la guerra de la independencia, muestra a un mayoral sin complejos de alcurnia, al servicio de una condesa sevillana, como el paladín de la resistencia española contra las tropas napoleónicas.