LOS CIEN CABALLEROS

    28
    Titulo original: I cento cavalieri / Los cien caballeros / Die hundert ritter
    Año: 1964
    País: Italia - España - Alemania
    Duración: 94 min.
    Dirección: Vittorio Cottafavi.
    Guión: José María Otero, Giorgio Prosperi, Enrico Ribulsi, José Luis Guarner, Antón Eceiza y Vittorio Cottafavi.
    Música: Antonio Pérez Olea.

    Intérpretes

    Mark Damon, Antonella Lualdi, Rafael Alonso, Manuel Gallardo, Marión Michael, Patricia Luján, Arnaldo Foa, Wolfgang Preiss, Hans Nielsen, Bárbara Frey y Giorgio Ubandi.

    Sinopsis

    Se acerca el año mil y parece que en España existía una tregua entre moros y cristianos. Algunos pueblos vivían tranquilamente comerciando con ambos reinos, cuando uno de ellos vio turbada su paz con la llegada de los árabes al mando del Jeque Abengalbón (Wolfgang Preiss). El alcalde (Hans Nielsen) se excede en atenciones con los invasores, aunque su hija Zanca (Antonella Lualdi) trata de oponerse. El que realmente ve el peligro es Fernando (Mark Damon), un joven comerciante, que decide marcharse con sus carros cargados de trigo. Pero no cuenta con la astucia de los árabes, quienes aprovechando que Fernando es atacado por unos bandidos, deciden atacar a éstos y apoderarse del trigo. Los árabes organizan el pueblo y van prolongando su estancia. Cansados, los campesinos deciden rebelarse animados por Sancha, pero los árabes aplastan la revuelta y hacen escarmiento ahorcando incluso al alcalde. En este momento llega Fernando acompañado de su padre, decididos a escarmentar a los árabes. Organizan la resistencia y tras una serie de encuentros consiguen derrotar a los árabes. Pero la guerra ha sido cruel y los muertos abundantes. Una vez que los campesinos han triunfado, perdonan a los árabes supervivientes y juntos inician la reconstrucción del pueblo, al tiempo que el amor une a Fernando y Sancha.

    Comentario

    El italiano vittorio Cottafavi desarrolla una eficaz película de aventuras con la Reconquista Española como telón de fondo. Las luchas entre musulmanes y cristianos narradas con esmero, con una brillante fotografía en color y con un ritmo creciente. Es una de las películas que rodó en Europa en los años 60 el norteamericano Mark Damon, que aquí tiene como oponente a una Antonella Lualdi en todo su esplendor.