LOS CHICOS ESTÁN BIEN

    14
    Titulo original: The Kids Are All Right
    Año: 2010
    País: EE.UU.
    Duración: 106 min.
    Dirección: Lisa Cholodenko
    Guión: Lisa Cholodenko y Stuart Blumberg
    Música: Carter Burwell Temas musicales: "Cousins", interpretado por Vampire Weekend; "Out in the Woods", interpretado por Leon Russell; "Tailgating", interpretado por Tom Hinchmann; "Sundown Syndrome", interpretado por Tame Impala; "Panic in Detroit", interpretado por David Bowie; y "Sin", interpretado por David Bowie.

    Intérpretes

    Annette Bening, Julianne Moore, Mark Ruffalo, Mia Wasikowska, Josh Hutcherson, Yaya DaCosta, Kunal Sharma, Eddie Hassell, Zosia Mamet, Joaquín Garrido, Rebecca Lawrence, Lisa Eisner, Eric Eisner, Sasha Spielberg. James MacDonald. Margo Victor, Amy Grabow, Stuart Blumberg y Diego Calderón.

    Premios

    Nominada al Oscar a la Película, a la Mejor Actriz Protagonista (Annette Bening), al Mejor Secundario (Mark Ruffalo) y al Mejor Guión Original. Globo de Oro a la Mejor Película de Comedia o Musical y a la Mejor Actriz de Comedia o Musical (Annette Bening). Nominada al Globo de Oro a la Mejor Actriz de Comedia o Musical (Julianne Moore) y al Mejr Guión.
    Premio Teddy a Lisa Cholodenko en el Festival Internaional de Cine de Berlín.
    Nominada al Premio BAFA de la Academia de Cine Británico a la Mejor Actriz (Annette Bening y Julianne Moore), al Mejor Actor (Mark Ruffalo) y al Mejor Guión Original.

    Sinopsis

    El matrimonio formado por Nic (Annette Bening) y Jules (Julianne Moore). Dos lesbianas maduras, convive en una acogedora casa en una zona residencial del sur de Califormia, junto a sus hijos adolescentes, Joni (Mia Wasikowska) y Laser (Josh Hutcherson). Nic y Jules, o como las llama Joni, “Mamás” son las madres biológicas de sus hijos, y han trabajado para darles un hogar en el que crecer. Cuando Joni empieza a hacer planes para irse a la universidad, su hermano Laser, de 15 años, le suplica un gran favor: quiere que Joni, que ya ha cumplido los 18, encuentre al padre biológico de ambos, el donante de esperma que hizo posible la inseminación artificial. A pesar de no estar muy de acuerdo, Joni accede a ayudar a su hermano y sin decirle nada a sus madres, consigue ponerse en contacto con su padre biológico, Paul (Mark Ruffalo), un desenfadado restaurador. Ambos se sienten inmdiatamente atraídos por la despreocupada vida de soltero de Paul, especialmente en contraposición con Nic, médico y muy estricta, que les obliga a seguir al pie de la letra las normas del hogar. Jules, que lleva tiempo intentando cambiar de rumbo laboral y dedicarse al paisajismo, también se compenetra muy bien con Paul. A medida que Paul entra en sus vidas, la dinámica familiar entra en un nuevo capítulo, en el que habrá que redefinir los lazos familiares una y otra vez.

    Comentario

    En esta partida de póquer, donde todos ponen cara de circunstancias, hay dos bazas que son las definitivas, las que de verdad cuentan: la habilidad del guión y la fantástica interpretación de Annette Bening. Lo demás, queda un poco –o un mucho- más allá. Habilidad de entrada para atrapar al espectador (es realmente divertida) en un ambiente tan universal como la familia; pero tan peculiar en este caso como es una familia formada por dos lesbianas… que nos abren las puertas de su hogar de par en par, a base de diálogos verdaderamente ingeniosos. Pero luego, una vez que seguimos el recorrido y pasamos hasta la cocina, nos vienen a contar lo de siempre: que los hombres son malos y ellas divinas. ¿De verdad?. Tal cual. A partir de un punto (ya digo, después de las sonrisas de la llegada) las cosas empiezan a torcerse y a discurrir de forma bastante forzada; hasta que Lisa Cholodenko tira descaradamente por la borda su pericia y, como pretende la cuadratura del círculo, pues eso: deja caer de bruces la historia; y no digamos la evolución de las personas que la pueblan: la del padre, sin ir más lejos, pasa de vivir como un perfecto e irresponsable Peter Pan a convertir la paternidad en su prioridad absoluta pero, eso sí, una vez metido en harina, lo hace todo fatal. Y no cuela. Tampoco cuela, el chico rebelde que se endereza a las primeras de cambio con el tipo, ni su hermana…vamos, que no se salvan. La que desde luego sí se salva es una Annette Bening inmensa; no tanto Julianne Moore, aquí algo afectada. Un buen comienzo y una resolución fallida hacen que “Los chicos están bien” pero no tanto, porque acaba sonando a monserga.