LOS ATRACADORES (1961)

    Titulo original: Los atracadores
    Año: 1961
    País: España - Francia
    Duración: 109 min.
    Dirección: Francisco Rovira-Beleta.
    Guión: Francisco Rovira-Beleta y Manuel María Saló Vilanova, basada en una novela de Tomás Salvador.
    Música: Federico Martínez Tudó.

    Intérpretes

    Pierre Brice, Manuel Gil, Julián Mateos, Agnes Spaak, María Asquerino, Sonia Bruno, Enrique Guitart, José Lifante, Rosa Fuster, Carlos Ibarzábal, Alejo del Peral, Mariano Martín, Carmen Pradillo, Carlos Miguel Solá, Camino Delgado, J. Algarra Díaz, Ana Morera, Gustavo Re, Joaquín Ferré, Florencio Calpe, Isidro Novellas, José Palomo y Juan Torres. Guión: Francisco Rovira-Beleta y Manuel María Saló Vilanova, basada en una novela de Tomás Salvador.

    Premios

    Seleccionada para la Sección Oficial del Festival Internacional de Cine de Berlín

    Sinopsis

    Los protagonistas de la película son tres muchachos –el obrero Ramón (Manuel Gil), el maleante Carmelo (Julian Mateos) y el estudiante Vidal (Pierre Brice)- descontentos, inquietos, íntimamente opuestos, cada cual por un motivo, odian a una sociedad a la cual no quieren o no saben someterse. Conducidos por Vidal, empiezan a cometer pequeños actos de gamberrismo, que son como un adiestramiento para algo más serio. Hasta que en una de sus fechorías obtienen una pistola. Armados con ella asaltan varias farmacias, pequeños comercios indefensos. Luego, envalentonados por su impunidad, piensan en un golpe importante: la taquilla de un cine. El gerente del local intenta defenderse con un arma y Carmelo no tiene más remedio que dispararle un tiro en la cabeza. La pistola del gerente será para Ramón. Antes les unía la inquietud, un simple deseo de aventura; ahora los liga un asesinato. Vidal se apodera de una pistola de su padre. En esta ocasión irán armados los tres. Todo ha salido bien. Es decir, relativamente bien, porque también aquí se ha tenido que disparar contra un hombre. Ha sido una fatalidad, pero si se puede olvidar a uno, también se puede olvidar a dos. Y ahora, cada cual por su lado, cada cual a su vida, como antes. Pero sus crímenes pronto serán descubiertos. Vidal muere acribillado a balazos, mientras Carmelo y Ramón son conducidos a la cárcel a pagar sus culpas.

    Comentario

    Una de las mejores películas de Francisco Rovira-Beleta ("Hay un camino a la derecha", "Once pares de botas", "Expreso de Andalucía"), que se inscribe dentro de la tradición del cine policiaco español de posguerra que se desarrolló en Barcelona, destacando la escena final de la ejecución, insólita en el cine español de la época. Está basada en una novela realista de Tomás Salvador y está rodada en coproducción con Francia. El coproductor francés añadió, para la versión internacional, unas escenas eróticas que transcurrían en un meublé de la Diagonal de Barcelona, algo del todo inadmisible para la censura española de entonces.