LOOKING FOR RICHARD (1996)

    Titulo original: Looking for Richard
    Año: 1996
    País: EE.UU.
    Duración: 112 min.
    Dirección: Al Pacino
    Guión: Al Pacino y Frederic Kimball, con textos de la obra de teatro "Richard III", de William Shakespeare
    Música: Howard Shore.

    Intérpretes

    Al Pacino, Kevin Spacey, Winona Ryder, Alec Baldwin, Estelle Parsons, Penelope Allen, Kevin Conway, Harris Yulin, Gordon MacDonald, Madison Arnold, Vincent Angell, Timmy Prairie, Larry Bryggman, Phil Parosili, Bruce McVittie, Aidan Quinn, Landon Prairie, Paul Guilfoyle, Richard Cox, Julie Moret, Frederic Kimball, Dan von Bargen, James Colby, Ira Lewis, Neal Jones, Luke Toma, André Sogliuzzo, Marlon Pollick, F. Murray Abraham, Hayley Barr, Gil Bellows, Don Berry, Nicholas Berry, Robin Berry, Kate Burton, Dominic Chianese, Johann Carlo, Joyce Ebert, Paul Gleason, Esther Gregory, Clare Holman, Linda Iannella Scott, Elaine Kory, Damien Leake, Viveca Lindfors, Judith Malina, Michael Maloney, Jaime Sánchez, David Saltzman, Linda Selman, Ed Setrakian, Kyle Smyth, Heathcote Williams, Kenneth Branagh, Kevin Kline, James Earl Jones, Rosemary Harris, Emrys Jones, Peter Brook, Barbara Everett, Derek Jacobi, John Gielgud, Vanessa Redgrave, James Bulleit, Timothy "TJ" James Driscoll y Michael Hadge.

    Sinopsis

    Al Pacino se prepara para realizar una versión cinematográfica de la obra de William Shakespeare «Ricardo III», una historia que medita sobre el poder, la lujuria y la traición. A medida que profundiza en esta tragedia y ensaya con los actores, el actor, creador y protagonista reflexiona sobre el dramaturgo, sobre la contemporaneidad de sus textos y sobre la dificultad para hacer sus obras más accesibles al gran público.

    Comentario

    La casa natal de Shakespeare, el solar de The Globe, las calles de Nueva York y los sótanos del Museo Cloisters son los lugares en los que Al Pacino reinventa "Ricardo III", obra de Shakespeare sobre la codicia y la corrupción. Junto a un deslumbrante reparto, Pacino recrea al sanguinario tirano en un filme que es también un ejercicio de investigación interior. Conocer a Ricardo es amar a Al Pacino.