LOBOS HUMANOS

    27
    Titulo original: Wolfen
    Año: 1981
    País: EE.UU.
    Duración: 115 min.
    Dirección: Michael Wadleigh
    Guión: David Eyre. Basado en una novela de Whitley Strieber
    Música: James Horner.

    Intérpretes

    Albert Finney, Diane Venora, Edward James Olmos, Gregory Hines, Tom Noonan, Dick O’Neill, Dehl Berti, Peter Michael Goetz, Sam Gray, Ralph Bell, Max M. Brown, Anne Marie Pohtamo, Sarah Felder, Reginald VelJohnson, James Tolkan, John McCurry, Chris Manor, Donald Symington, Jeffrey Ware, E. Brian Dean, Jeffrey Thompson, Vistor Arnold.

    Sinopsis

    Un policía de New York, Dewey Wilson (Albert Finney), debe enfrentarse a una serie de terribles crímenes que están siendo cometidos aparentemente por un hombre lobo. Un forense (Gregory Hines) coopera en la cacería y la intriga se va oscurenciendo a medida que avanza la trama. No hay sospechosos sino, más bien, la certeza de que un aborigen (Edward James Olmos) es responsable de los crímenes, sin embargo, las dudas sobre si hay alguna transformación persisten. Los crímenes no cesan, y la resolución del misterio, a pesar de que tarda en llegar, involucra no a un hombre lobo sino a verdaderos lobos salvajes. Lobos que viven en una vieja iglesia abandonada en el sur del Bronx, controlan la zona y matan a todos los indigentes del lugar. La manada decide trasladarse a Manhattan, pero un policía les sigue la pista de cerca. Cometieron un grave error: asesinaron de manera salvaje a dos policías de la ciudad de Nueva York. Finalmente son descubiertos y se confirma que están viviendo entre los hombres.

    Comentario

    Notable filme de terror de Michael Waldeigh, que parte de una atractiva propuesta argumental en torno a la existencia de una raza de lobos inteligentes que se alimentan del lumpen (vagabundos y marginados), y que habitan en los extrarradios de las grandes ciudades norteamericanas. Un veterano policía, al que da vida al actor británico Albert Finney, se encarga de la investigación de estos misteriosos asesinatos. Wadleigh utiliza, con óptimos resultados, el Steadycam (sofisticado sistema de filmación), y mediante una cámara subjetiva sitúa al espectador en la perspectiva de los lobos asesinos.