LIBERTAD PROVISIONAL (1976)

    15
    Titulo original: Libertad provisional
    Año: 1976
    País: España
    Duración: 98 min.
    Dirección: Roberto Bodegas
    Guión: Juan Marsé
    Música: Patxi Andión. Tema musical: "El pan de cada día", interpretado por Rosa León.

    Intérpretes

    Concha Velasco, Patxi Andión, Montserrat Salvador, Francisco Jarque, Carlos Lucena, Josep Ballester, Conxita Bardem, Damià Barbany, Alfred Lucchetti, Carmen Liaño, Montserrat García Sagués, Nadala Batiste, Josep Minguell, Josep Maria Domènech, Nuria Durán, Mercedes Montes, Adolfo Batista, Albert Díaz, Dolors Ducastella, Nuria Gili, María Reniu, Víctor Guillén, Monserrat Fontova, Lourdes Barba, Jesusa Andany, Maife Gil, Xavier Serrat, Francisco Alberola y Juan Fernández.

    Premios

    Premio a la Mejor Película de Habla Hispana en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián

    Sinopsis

    Cuando Manolo (Patxi Andión), un delincuente del montón, conoce a Alicia (Concha Velasco), vendedora de libros a domicilio que utiliza de vez en cuando su trabajo para prostituirse, encuentra la posibilidad de redimirse, de hacer realidad la vida que había soñado y que no es más que el triste reflejo de las aspiraciones de la clase media. En un primer momento, la pareja se rige por parámetros poco convencionales: Alicia, rabiosamente independiente, hecha a sí misma, insobornable, dueña absoluta de sus actos, establece como condición que convivan manteniendo su libertad personal, individual, donde la compañía y el sexo primen sobre las ataduras y cortapisas emocionales. Madre soltera, además de su hijo y de ayudar económicamente a su madre, no tiene otro horizonte que el de hacer frente a los pagos del colegio, del coche y de un piso desarreglado que tiene lo justo para ser mínimamente habitable. Encara su día a día transgrediendo el método, el sistema, el orden previsible de una vida burguesa, justo lo contrario de lo que precisamente ansía y reclama el excluido, el delincuente, el ladrón, el desclasado, que decide trabajar sin parar como socio de ella, vestir de traje, ganar dinero suficiente para convertirla en un ama de casa al uso con una vida ejemplar, y transformar el piso desnudo, desangelado, de paredes blancas, en un lugar grotesco y claustrofóbico que empapela, enmoqueta, amuebla y decora, donde ni siquiera falta el perro y un bar en una de las habitaciones: útiles, objetos que algún día, inservibles, viejos o sustituidos por otros, irán a parar a un descampado para ser quemados por los habitantes de esa periferia barcelonesa de la que Manolo procede.

    Comentario

    Con guion de Juan Marsé, la película de Roberto Bodegas (lejos ya sus inicios en la llamada tercera vía del cine español) la película muestra una desenfadada visión del mito de la regeneración social, un retablo irónico de nuestra sociedad, algo muy querido en la literatura de Marsé: Un joven delincuente de poca monta y una vendedora de libros a domicilio, que ejerce la prostitución ocasionalmente como una derivación de su trabajo, ensayan una forma de convivencia partiendo de unos esquemas de libertad mutua...