LEJOS DEL CIELO (2002)

    14
    Titulo original: Far from heaven
    Año: 2002
    Fecha de estreno en España: 14-03-2003
    País: EE.UU.
    Duración: 107 min.
    Dirección: Todd Haynes
    Guión: Todd Haynes
    Música:

    Elmer Bernstein.
    Temas musicales: “Ballet Piece”; y “Eagan’s Jukebox», interpretado por Camphor.


    Intérpretes

    Julianne Moore, Dennis Quaid, Dennis Haysbert, Patricia Clarkson, Viola Davis, James Rebhorn, Bette Henritze, Michael Gaston, Ryan Ward, Lindsay Andretta, Jordan Puryear, Kyle Timothy Smith, Celia Weston, Barbara Garrick, Olivia Birkelund, Stevie Ray Dallimore, Mylika Davis, Jason Franklin, Gregory Marlow, C.C. Loveheart, June Squibb, Laurent Giroux, Alex Santoriello, Matt Malloy, J.B. Adams, Kevin Carrigan y Chance Kelly.

    Premios

    Nominada al Oscar a la Mejor Actriz Protagonista (Julianne Moore), a la Mejor fotografía, al Mejor Guión Original y a la Mejor Música.Nominada al Premio Pantalla Internacional en los Premios Europeos del Cine.

    Nominada al Globo de Oro a la Mejor Actriz Dramática (Julianne Moore), al Mejor Actor Secundario, a la Mejor Guión y a la Mejor Música Original


    Sinopsis

    En el invierno de 1957, un matrimonio demasiado perfecto para ser real, los Whitaker, ocultan oscuros secretos imposibles de revelar en el calor de su hogar. Ellos son el típico retrato de una familia representativa de la vida en los barrios residenciales de Hartford, Conneticut. Su vida cotidiana está caracterizada por la etiqueta, los eventos sociales y el deseo de seguir el ritmo de aquellos que los rodean y a los cuales observan cuidadosamente. Incluso una revista los ha elegido como paradigma de la familia americana. Frank Whitaker (Dennis Quaid) es el cabeza de familia, directivo de una compañía de televisores, ahoga sus represiones en alcohol y se siente abrumado por sus tendencias homosexuales. Su mujer, Cathy (Julianne Moore) es ama de casa. Tienen dos hijos a punto de entrar en la adolescencia. Poco a poco el mundo de Cathy se va transformando, perdida ante la aparición de las primeras fisuras en la armonía hogareña. Totalmente volcada a la vida familiar, todo cambiará cuando se encuentra a su marido Frank con otro hombre en su cama, encontrándose ante la obligación de aprender a vivir con lo que para ella es una terrible carga, incluso una enfermedad, que hace peligrar sus principios. Cathy se encuentra ante diferentes situaciones que provocan los cotilleos por su comunidad, aliviando sus penas entregándose al amor de su jardinero Raymond (Dennis Haysbert), un viudo negro y padre de una niña. También su relación con su mejor amiga y con su criada, reflejan los trastornos que se producen en la vida de Cathy, enfrentándose a situaciones que esparcirán las habladurías entre sus vecinos y que cambiarán sus vidas para siempre.

    Comentario

    La historia de una privilegiada ama de casa de los años 50, inspirándose en los grandes dramas del Hollywood clásico, como “Que el cielo la juzgue”, “Sublime obsesión” o "Imitación a la vida”, el director Todd Haynes evoca la preciosa y plácida superficie de la vida burguesa de mediados del siglo pasado, aunque su historia revela, en realidad, un mundo reprimido de emociones limitadas y de deseos que cruzan los límites de la tolerancia racial y sexual con trágicos resultados. Es el segundo trabajo de Julianne Moore junto a Todd Haynes y la productora Christine Vachon, siguiendo la colaboración establecida en el aclamado drama de 1995, “Safe”. Haynes firmó antes la controvertida “Poison”, y posteriormente “Velvet Goldmine”. El propio director es autor del guión y rinde un completo homenaje visual al cine de Douglas Sirk, con la colaboración del director de fotografía Edward Lachman (“Noviembre dulce”, “Las vírgenes suicidas”), enfrentado al reto de recrear el otoño de 1957 y el invierno de 1958, de la diseñadora de vestuario, Sandy Powell (ganadora de sendos Oscar por “Shakespeare enamorado” y “El aviador”), y de la banda sonora, compuesta por Elmer Bernstein. Haynes optó por ambientar la historia en una época que contrasta con la locura actual, en un próspero barrio residencial, un mundo de brillante satisfacción burguesa y de esplendor technicolor en el que lo que menos importa es la solitaria vida interior de los protagonistas. Es un intenso melodrama sin villanos, donde los personajes acaban haciéndose daño inconscientemente, sólo por conseguir sus deseos. Enfrentar la aparente inocencia de aquellos años con temas como el racismo, la homosexualidad y el papel de las mujeres en la familia sirve para revelar lo volátiles que estos asuntos siguen siendo hoy en día, y lo que tiene en común nuestro actual clima de complaciente estabilidad con aquel tiempo.