LAS OVEJAS NO PIERDEN EL TREN (2014)

    8
    Titulo original: Las ovejas no pierden el tren
    Año: 2014
    País: España
    Duración: 98 min.
    Dirección: Álvaro Fernández Armero
    Guión: Álvaro Fernández Armero

    Intérpretes

    Inma Cuesta, Raúl Arévalo, Candela Peña, Alberto San Juan, Irene Escolar, Kiti Mánver, Alicia Rubio, Álex Martínez, Jorge Bosch, Ruth Armas, Pilar Castro, Raúl Fernández, Marina Francisco, Hugo Fuertes Marciel, Eva Marciel, Petra Martínez, Álex Martínez, Pepo Oliva, Miguel Rellán, Alicia Rubio y Mariano Venancio.

    Sinopsis

    Tras seis años de matrimonio, Luisa (Inma Cuesta) y Alberto (Raúl Arévalo) se han visto abocados a irse a vivir al campo, a un pueblecito de Segovia, pero la aparentemente idílica vida rural pronto comienza a mostrar su cara menos amable. Mientras Luisa baja a diario a trabajar a Madrid, Alberto no logra la inspiración para iniciar la escritura de su segundo libro y lidia como puede su crisis personal y laboral mientras cuida a su hijo y trata de evitar al pastor que tiene como vecino en la casa de al lado. A la vez, Luisa está obsesionada por tener otro hijo. Juan (Alberto San Juan) es el hermano de Alberto y tiene 45 años. Es periodista en horas bajas, divorciado que está saliendo con una chica de 25, Natalia (Irene Escolar), sin prever las locuras propias de su pareja. La hermana de Luisa se llama Sara (Candela Peña), es imaginativa, ansiosa, le encantan los hombres y sueña con uno que la lleve al altar. Este parece ser Paco (Jorge Bosch), un periodista deportivo al que Sara cree poder manejar. Está también la madre de Luisa y Sara, Marisa (Kiti Mánver), divorciada, que esconde algún misterio que intriga a sus hijas.

    Comentario

    Una comedia de cuarentones, de destinos entrecruzados y de sus problemas de pareja que firma Álvaro Fernández Armero, un director que tiene este tipo de humor como su seña de identidad. La película se define como una comedia de personajes que buscan su camino, divertida y optimista, en la que sus protagonistas, ante las distintas crisis que viven, tratan de zafarse de la manera más creativa y sorprendente posible. No es nada original, las situaciones nos las han contado mil veces, el personaje de Alberto San Juan lo ha hecho ya bastantes veces, pero es una película cuyas pocas ambiciones la hace simpática.