LAS MIL Y UNA NOCHES (1942)

    Titulo original: Arabian Nights
    Año: 1942
    País: EE.UU.
    Duración: 83 min.
    Dirección: John Rawlins.
    Guión: Michael Hogan, con diálogos adicionales de True Boardman, inspirado en los cuentos de "Las mil y una noches".
    Música:

    Frank Skinner.


    Intérpretes

    Sabú, Jon Hall, Maria Montez, Leif Erikson, Billy Gilbert, Edgard Barrier, Richmond Lane, Turhan Bey, John Qualen, Shemp Howard, William Wee Willie Davis, Thomas Gómez, Jeni Le Gon, Robert Greig, Charles Coleman, Adia Kuznetzoff, Emory Parnell, Harry Cording, Robin Raymond, Carmen D’Antonio, Acquanetta, Carlos Alvarado, Daniel Barone, Robert Barron, John Berkes, Anthony Blair, Kathleen McCormack, Duke York y Veronica Pataky.

    Premios

    Nominada al Oscar en las categorías de Mejor Dirección Artística, Mejor Fotografía en Color, Mejor Música y Mejor Sonido.


    Sinopsis

    Kamar-Al-Shaman (Leif Erikson), hermano del califa Harum-Al-Raschid (Jon Hall), ama intensamente a la bailarina de un circo ambulante llamada Sheherezade Maria Montez), una hermosísima muchacha que ha prometido que no se casará con nadie, como no sea un califa, con lo que Kamar se subleva contra su hermano para destronarle. Harum escapa, perseguido por Kamar, pero es salvado por Ali-Ben-Alí, que pone el anillo del califa en la mano de un muerto y convence a Sheherezade para que ayude al malherido Harum. Todos se enrolan en el circo donde Harum no desvela su secreto y huyen al saber que Kamar domina la situación. En la huida Sheherezade y Harum se van enamorando. Tras una serie de vicisitudes, todos caen en poder de Kamar y de su no tan fiel visir Nadam (Edgar Barrier). Este intenta apoderarse del trono y propone la libertad de Sheherezade si vierte un veneno en la copa de Kamar.

    Comentario

    Aventuras exóticas inspiradas en algunos relatos y personajes de "Las mil y una noches", como Sheherezade, Aladino o Simbad, con el mítico Sabú y con Maria Montez, actriz especializada en este tipo de personajes exóticos que, tras esta película adquirió con todo merecimiento el título de Reina del Technicolor. Narrada con un cierto humor desmitificador, resulta una muestra muy representativa de las aventuras kitch del dorado y mítico Hollywood de la época.