LAS JUERGAS DEL SEÑORITO

    Titulo original: Las juergas del señorito
    Año: 1972
    País: España
    Duración: 84 min.
    Dirección: Alfonso Balcázar
    Guión: Armando Matías Guiu, según un argumento de Alfonso Balcázar.
    Música: José Espeita.

    Intérpretes

    Arturo Fernández, Mónica Randall, Teresa Gimpera, Rafael Alonso, Diana Lorys, Fernando Sancho, Gela Geisler, Gustavo Re, Alicia Tomás, Silvia Solar, Antonio Almorós, Asunción Vitoria, Ricardo Valor y Charito Vallés.

    Sinopsis

    La acción se compone de varios sketchs: La mujer del prójimo: Pretende un ascenso y, conociendo la debilidad de su jefe por las faldas, se vale de su «mujer». El conquistador: Un modelo, mientras pasa una colección, es observado por una clienta, que le invita a ir a su casa y quiere que pose para ella. Lo importante es la salud: Preocupado por su salud, no fuma, no bebe, nada de mujeres. Su única pasión es el fútbol, y muere en el estadio. Demasiada fantasía: Un automovilista sufre una avería; necesita ayuda. Pero creando una imagen de lo que dirán, abandona el coche. Adiós, linda Candy: el clásico conquistador de turistas que se enamora perdidamente de una de ellas. Recuerdo imborrable: Un marinero convence a su novia para que vaya con él a cierto lugar, y allí tatúan a su novia el brazo. El celoso: Encarga a un detective la vigilancia de su esposa, pero lo que quiere es alejar al detective de su casa para estar con la esposa de éste. Deshojando la margarita: una Pareja de enamorados que discuten por todo. Noche de bodas: Se casa con la viuda de su amigo, pero siempre surge entre ellos la imagen del marido muerto. Un gran hombre de negocios: El que presume de que nadie se la pega, hasta que un día. Un plan casi perfecto: Cree haber conquistado a la doncella, y con quien ha permanecido a oscuras ha sido con su esposa.

    Comentario

    Once sketch, que pasan de la comedia frívola al vodevil, de amplio reparto, que firma Alfonso Balcázar, director especializado en spaghetti-westerns en los 60 y 70, que en los años 80 se decantó por el cine X. La película desarrolla un amplio número de situaciones de posibles conquistas, siempre con un tono moralizante, impuesto por la censura de la época.