LAS HORAS DEL VERANO

    17
    Titulo original: L’heure d’été
    Año: 2008
    País: Francia
    Duración: 102 min.
    Dirección: Olivier Assayas
    Guión: Olivier Assayas

    Intérpretes

    Juliette Binoche, Charles Berling, Jérémie Renier, Edith Scob, Dominique Reymond, Valerie Bonneton, Isabelle Sadoyan, Kyle Eastwood, Jean-Baptiste Malartre, Alice de Lencquesaing, Emile Berling, Gilles Arbona, Eric Elmosnino, Marc Voinchet, Sara Martins, Christian Lucas, Philippe Paimblanc, Luc Bricault, Arnaud Azoulay, Marine Decroix, Léna Burger, François-Marie Banier, Philippe Thiébaut, Arnaud Brejon de la Lavergnee, Marc Plocki, Odile Michel, Michel Maket, Gérard Landrot, Michel Broomhead, Marie Bélie Vaulet, Bruno Ecault, Daisy Kechichiglonian, Pearl Kechichiglonian, Max Ricat, Kauda Pharaon, Alistair Forwood y Malo Gledhill.

    Premios

    Presentada en la Sección Zabaltegi del Festival de San Sebastián

    Sinopsis

    Tres hermanos entrados en la cuarentena chocan cuando su madre, encargada de gestionar la excepcional colección de arte del s. XIX que perteneció a su tío, muere repentinamente. Los tres se verán obligados a entenderse y a limar sus diferencias. Adrienne (Juliete Binoche) es una diseñadora con éxito en Nueva Yok, Frédéric (Charles Berling) un economista y profesor universitario en París y Jérémie (Jérémie Renier) un dinámico hombre de negocios asentado en China, deberán enfrentarse al fin de su niñez, memorias compartidas, orígenes y su particular visión del futuro y afrontar juntos los recuerdos del pasado y los retros del futuro.

    Comentario

    Nacido como un proyecto del Museo Orsay para celebrar su aniversario, el filme es un drama sobre la familia dirigido por el francés Olivier Assayas (“Los destinos sentimentales”), que se sirve de un paisaje bucólico, repleto de obras de arte, para retratar el ciclo vital de una familia francesa, como si de las estaciones del año se tratara: momentos de alegría, días de luto, nuevas generaciones... Por primera vez para una película,, el Museo Orsay cedió aquí a los cineastas mobiliario, ilustraciones y algunas de sus salas privadas para el rodaje.