LAS DOS VIDAS DE AUDREY ROSE (1977)

    5
    Titulo original: Audrey Rose
    Año: 1977
    Fecha de estreno en España: 09-09-1977
    País: EE.UU.
    Duración: 113 min.
    Dirección: Robert Wise
    Guión: Frank De Felitta, basado en su novela "Audrey Rose".
    Música:

    Michael Small.


    Intérpretes

    Marsha Mason, Anthony Hopkins, John Beck, Susan Swift, Norman Lloyd, John Hillerman, Robert Walden, Philip Sterling, Ivy Jones, Stephen Pearlman, Aly Wassil, Mary Jackson, Richard Lawson, Tony Brande, Elizabeth Farley, Ruth Manning, Stanley Brock, David Wilson, David Fresco, Pat Corley, Eunice Christopher, Karen Anders, Kathryn Janssen y Hanns Manship.

    Sinopsis

    Hasta una localidad de EE.UU. llega un hombre, un extranjero llamado Eliott Hooveer (Anthony Hopkins), que se dirige al joven matrimonio formado por Janice (Marsha Mason) y Bill Templeton (John Beck) para contarles una historia increíble. El extranjero declara, con toda seriedad, que Ivy (Susan Swift) la hija del matrimonio, una niña de corta edad, no es solamente hija de ellos, sino la reencarnación de una hija Audrey Rose que él perdió tiempo atrás con su esposa en un accidente de tráfico al incendiarse el coche en el que se encontraban. Por ello, se considera también padre de la niña americana. Bill y Janet comienzan a ser acosados por Eliott para convencerles de que el alma de su hija Audrey Rose, se ha adueñado de Ivy.

    Comentario

    Película de terror sobre una reencarnación, dirigida por Robert Wise, con Marsha Mason y Anthony Hopkins como actores principales. Está basada en la novela homónima escrita por Frank De Felitta y publicada en 1975. El libro tuvo una secuela titulada "For Love of Audrey "que no se ha llevado al cine. Aunque la promoción de novela y película incluían la llamada "basado en hechos reales", ésta se basaba en la supuesta habilidad innata del hijo de De Felitta para tocar el piano, lo que llevó a su padre a convencerse de que lo había aprendido en una vida anterior y le acabó dando la idea de la película. En Madrid, por un conflicto entre distribución y exhibición, permaneció más de un año en la caertelera de un cine de la capital pese a que la taquilla no se correspondía con su permanencia en cartel.