LAS CRÓNICAS DE NARNIA. LA TRAVESÍA DEL VIAJERO DEL ALBA

    21
    Titulo original: The Chronicles of Narnia: The Voyage of the Dawn Treader
    Año: 2010
    País: EE.UU. - Gran Bretaña
    Duración: 115 min.
    Dirección: Michael Apted
    Guión: Christopher Markus, Stephen McFeely y Michael Petroni, badado en el libro de C. S. Lewis.
    Música: David Arnold

    Intérpretes

    Georgie Henley, Skandar Keynes, Ben Barnes, Will Poulter, Gary Sweet, Terry Norris, Bruce Spence, Bille Brown, Laura Brent, Colin Moody, Tilda Swinton, Anna Popplewell, William Moseley, Shane Rangi, Arthur Angel, Arabella Morton, Rachel Blakely, Steven Rooke, Tony Nixon, David Vallon, Jared Robinson, Roy Billing, Neil G. Young, Greg Poppleton, Nicholas Neild, Nathaniel Parker, Daniel Poole, Mirko Grillini, Ron Kelly, Laurence Coy, Douglas Gresham, Michael Maguire, Catarina Hebbard, Tamati Rangi, Lucas Ross, Megan Hill, David Suchet y Ross Price.

    Premios

    Nominada a los Globos de Oro a la Mejor Canción ("There's A Place For Us").

    Sinopsis

    Tres años después de “El príncipe Caspian”, Peter Pevensie (William Moseley) es un aplicado estudiante preparando su acceso a la Universidad, y su hermana Susan (Anna Popplewell) viaja por Estados Unidos de vacaciones. Los dos más pequeños, Lucy (Georgie Henley) y Edmund (Skandar Keynes), se encuentran, a su pesar, de visita en casa de un pariente cerca de Cambridge, en la Inglaterra de los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, alrededor de 1943. La prueba más grande a la que se enfrentan Lucy y Edmond es vérselas con su irritante primo Eustace Clarence Scrubb (Will Poulter), hasta que en un momento dado los tres jóvenes se encuentran con una pintura colgada en la pared que representa a El Viajero del Alba, un majestuoso buque cuyo aspecto estaba inspirado en dragones (la proa lleva una cabeza de dragón, la popa es su cola; y las alas adornan los lados de babor y estribor). El lienzo, de pronto y de un modo inexplicable, cobra vida, inundando la habitación y sumergiendo a los chicos antes de transportarlos al Mar Oriental de Narnia, donde son rescatados por el ahora Rey Caspian (Ben Barnes) y su tripulación a bordo de El Viajero del Alba, el mismísimo velero de un solo mástil pintado en el cuadro. Edmund y Lucy están emocionados por volver a la tierra que una vez gobernaron como Gran Rey y Reina, el perpetuamente quejica Eustace, un recién llegado a este mundo, no se siente tan entusiasmado. El trío pronto se da cuenta de la razón del viaje de Caspian al este: lo hace en cumplimiento de un juramento para encontrar los siete Señores de Telmar, siete caballeros que son los mejores amigos de su padre asesinado. El viaje les lleva a cinco islas, cada una de las cuales supone inesperados peligros y aventuras para la tripulación de la nave. Y cada una tiene su propio secreto oculto. Caspian y sus hombres descubren la existencia de una malvada niebla verde que tiene el poder de raptar, no sólo los cuerpos de las personas, sino también sus mentes. Un viejo y sabio mago, Coriakin (Bille Brown), le explica a Caspian y los Pevensies, que para romper este mortal hechizo deben encontrar a los Siete Caballeros y retirar cada una de las espadas que les regaló el león Aslan para proteger Narnia de su destrucción. Una vez recuperadas y puestas sobre la mesa de banquetes de Aslan, las espadas les darán el poder de derrotar a la niebla y a la temible Bruja Blanca (Tilda Swinton), que también las las desea para dominar Narnia. Sin esta unión de las siete espadas, tanto ellos como Narnia serán destruidos. La tarea de los viajeros es intrépida, ya que deben enfrentarse a violentos mares y a una serpiente marina monstruosa, entre otros peligros. Mientras se embarcan en este viaje que les cambiará la vida, su valor y sus creencias se verán puestas a prueba en un viaje de destino y transformación que los lleva a los confines del mundo.

    Comentario

    Tercera entrega de “Las crónicas de Narnia”, tras “El león, la bruja y el armario” y “El príncipe Caspian”. Adaptada del tercero de los siete libros de C. S. Lewis, la película presenta alguna novedad con respecto a las dos precedentes. Tras renunciar la Disney (productora de las dos primeras entregas) a proseguir con la saga, es aquí la 20 Century Fox la que toma el relevo, ofreciéndole al director Michael Apted (“El mundo nunca es suficiente”) la dirección del filme, reemplazando a Andrew Adamson, el anterior director de la saga. Además, durante su posproducción la película se reconvirtió al 3D, tarea efectuada sin prisas y con mucho esmero. Una tercera entrega que regresa a sus orígenes fantasticos de la primera película.