LAS AMISTADES PELIGROSAS

    Titulo original: Dangerous Liaisons
    Año: 1988
    País: EE.UU. - Gran Bretaña
    Duración: 120 min.
    Dirección: Stephen Frears.
    Guión: Christopher Hampton. Basado en la novela de Pierre A.F. Choderlos de Laclos.
    Música: George Fenton. Temas musicales de Johann Sebastian Bach, Christoph Willibal Gluck, Gerorg Friedrich Hàndel y Antonio Vivaldi.

    Intérpretes

    Glenn Close, John Malkovich, Michelle Pfeiffer, Swooise Kurtz, Keanu Reeves, Mildred Natwick, Uma Thurman, Peter Capaldi, Joe Sheridan, Valerie Gogan, Laura Benson, Joanna Pavlis, Nicholas Hawtrey, Paulo Abel Do Nascimento, Françoise Lalande, Françoise Montagut, Harry Jones, Christian Erickson, Catherine Cauwet.

    Sinopsis

    Francia, siglo XVIII. La perversa y fascinante marquesa de Merteuil (Glenn Close) planea vengarse de un conde, su último amante, por haberla abandonado, con la ayuda de su viejo amigo el vizconde de Valmont (John Malkovich), tan amoral y depravado como ella. Para ello, le pide a Valmont que seduzca a la pura y casta Cécile de Volanges (Una Thurman), futura esposa del conde, el cual se convertirá, así, en el hazmereir de París. Valmont, por su lado, persigue otra meta igual de malévola: quiere seducir a una mujer famosa por su espíritu religioso, su pudor y su castidad, la marquesa de Tourvel (Michelle Pfeiffer). Cuando la cándida Madame de Tourvel (Michelle Pfeiffer) llega a París en pleno Siglo de las Luces, el vizconde despliega sus artes amatorias para seducir a la joven recién casada y fiel, lo que entre celos y apuestas despierta la ira de la Marquesa de Merteuil, envidiosa de la belleza de la joven casada cuyos ojos verdes aman a Valmont apasionadamente y despiertan en el vizconde sentimientos verdaderos hacia esta piadosa y recatada mujer, sentimientos que son compartidos y vividos en lo más secreto. Por supuesto, Valmont ya no se toma a la joven Tourvel como una conquista sino como una obsesión amorosa que le impulsa a idear estrategias para llegar al corazón de la piadosa dama; Para ello, Valmont no duda en cambiar costumbres acudiendo incluso a misa.. Valmont sigue con sus conquistas de mujeriego instigadas por la malvada Tourvel, esta vez con una niña de 15 años, Cecile de Volanges (Uma Thurman), inexperta en el arte de amar. La jovencita, que está prometida con el caballero Danceny (Keanu Reeves), rápidamente es seducida e instruida por Valmont. La maldad de la marquesa no tiene límites, y no ceja hasta que no consigue su objetivo, lo más doloroso para Valmont: hacerle perder el amor de la dama de los ojos verdes, que se ha entregado a él a pesar de convencionalismos religiosos. Valmont y la pérfida Merteuil se declaran una guerra mutua, en la que el joven Danceny tendrá todas las claves para

    Comentario

    Un clásico de la literatura francesa. Las amistades peligrosas no es sólo una obra de arte de la novela epistolar, sino también la quintaesencia del libertinaje que dio su fina flor al siglo XVIII, como un producto de la extrema civilización y de la relajación de la moral. Roger Vadim ya la había llevado al cine en 1959 con el título de Relaciones peligrosas. Stephen Frears realiza una nueva y excelente adaptación de la novela de Choderlos de Laclos, acerca del eterno y universal poder manipulador del sexo, en los círculos aristocráticos franceses del siglo XVIII. Está ambientada en el círculo de la aristocracia francesa poco antes de la Revolución de 1789. Los personajes perfumados y encorsetados son inmensamente ricos y viven por completo dedicados a procurarse su propio placer. Casi al mismo tiempo, Milos Forman realizó una nueva adaptación, Valmont, también basada en la novela de Choderlos de Laclos. En ésta versión de Stephen Frears, todo comienza con un doble reto propuesto por la Marquesa de Merteuil al Vizconde de Valmont: seducir a una adolescente antes de su boda y conquistar a una dama de impecable reputación para abandonarla después. Ambos se aprovechan de dos ingenuos enamorados para entretejer una serie de venganzas y placeres sexuales. Estos dos nobles manipulan a su antojo a cualquier persona para así lograr sus objetivos sin importarles los aspectos morales y religiosos, con tal de conseguir lo que se proponían y hacer caer a los que promulgaban la virtud.