LA VIACCIA / LA CALLEJA

    Titulo original: La viaccia
    Año: 1961
    País: Italia
    Duración: 98 min.
    Dirección: Mauro Bolognini.
    Guión: Vasco Pratolini, Pasquale Festa Campanile y Massimo Franciosa, basado en la novela L’eredità, de Mario Pratesi.
    Música: Piero Piccioni. Tema musical: Rapsodia para saxofón y orquesta, de Claude Debussy.

    Intérpretes

    Claudia Cardinale, Jean Paul Belmondo, Pietro Germi, Gabriella Pallotta, Romolo Valli, Paul Frankeur, Gina Sammarco, Marcella Valeri, Emma Baron, Franco Balducci, Claudio Biava, Nando Angelini, Duilio D'Amore, Giuseppe Tosi, Paola Pitagora, Gianna Giachetti, Rosita di Vera Cruz, Dante Posani, Olimpia Cavalli, Aurelio Nardi, Maurice Poli, Renzo Palmer y Rina Morelli.

    Sinopsis

    La finca de La Viaccia, en los alrededores de la Florencia de 1885, no pertenece a quienes la cultivan, sino al tío Ferdinando (Paul Frankeur), un comerciante avaro y astuto que la recibió en herencia. Su hermano, un campesino luchador que siempre ha trabajo en ella, no puede recuperarla, y su hijo primogénito, Amerigo (Jean-Paul Belmondo) uno de los braceros poco aficionado al cultivo de la tierra, prefiere marcharse a la ciudad trabajando y hospedándose en casa de su tio Ferdinando. El joven conocerá a Bianca (Claudia Cardinale), una prostituta de la que se enamora complicándosele las cosas, ya que para que pueda mantener el tren de vida a que ella está acostumbrada, roba a su tío. Poco a poco Amerigo irá perdiendo todo: el trabajo, el dinero, la honradez, decidiendo permanecer cerca de Bianca.

    Comentario

    Una de las películas más famosas tanto del director Mauro Bolognini, como de Claudia Cardinale, su protagonista femenina. Es una película de hermosos decorados, brillante vestuario e imágenes refinadas, que narra el drama de un joven campesino que emigra a la gran ciudad para caer atrapado por una prostituta de la que se enamora y por cuya culpa pierde primero el trabajo y luego la razón y la vida. La historia es muy sórdida, pero la belleza de la puesta en escena la edulcora adecuadamente. Claudia Cardinale está espléndida, superando con mucho a su compañero de reparto Jean Paul Belmondo. La actriz recrea el personaje morboso y erótico de la mujer fatal que destruye a un hombre.