LA VENTANA

    15
    Titulo original: La ventana
    Año: 2008
    País: Argentina-España
    Duración: 85 min.
    Dirección: Carlos Sorín
    Guión: Carlos Sorín con la colaboración de Pedro Maizal
    Música: Nicolás Sorín

    Intérpretes

    Antonio Larreta, María del Carmen Jiménez, Emilse Roldán, Roberto Rovira, Victoria Herrera, Arturo Goetz, Carla Peterson, Alberto Ledesma, Luis Luque, Marina Glezer y Noemí Frenkel

    Premios

    Premio FIPRESCI en la Semana Internacional de Cine de Valladolid

    Sinopsis

    El último día de la vida de Antonio (Antonio Larreta), un enfermo que es cuidado por sus caseros y una empleada, en su aislada casa de la Patagonia argentina. Antonio espera a su hijo, que vive en el extranjero, al que no ve hace mucho tiempo y que llegará esa tarde, informado del estado de su padre. Todo debe ser perfecto. Habrá un brindis con un champán exquisito, un abrazo, cálidas palabras que podrán llenar la distancia entre ellos Presa de la enfermedad, Antonio ha pasado sus últimos años compartiendo dudas e inquietudes con su médico (Arturo Goetz). Postrado en la cama, consigue ver a través de su ventana el paisaje de la Patagonia; la luz y la vida; el pasado y el presente, mientras vislumbra el futuro. Decidido, sale secretamente de su casa, sin ser visto, para dar, quizá, el último paseo por sus campos, respirando el aire, pisando e inhalando el olor de la tierra que fue su vida. La llegada de su hijo, al anochecer, junto a su mujer, a la que Antonio no conoce, supone un choque entre dos generaciones distintas, dos formas de vida con ritmos y frecuencias diferentes.

    Comentario

    Sexto largometraje del argentino Carlos Sorín (“Historias mínimas”, “Bombón, el perro”) que vuelve a trabajar con actores no profesionales, dandole el protagonismo al escritor y guionista uruguayo Antonio Larreta para desarrollar una historia sencilla y minimalista en la forma, pero con un fuerte trasfondo, con la acción desarrollándose en menos de 24 años. Una historia que el propio Sorín reconoce muy influenciada por “Fresas salvajes” de Ingmar Bergman, que habla del retorno a la infancia en el final de la vida, de la lejanía de los afectos, y de la irremediable soledad final