LA VENGANZA DE FRANKENSTEIN

    16
    Titulo original: Revenge of Frankenstein
    Año: 1958
    País: Gran Bretaña
    Duración: 85 m.
    Dirección: Terence Fisher.
    Guión: Jimmy Sangster, con diálogos adicionales de Hurford Janes, inspirado en el personaje creado por Mary Shelley.
    Música: Leonard Salzedo.

    Intérpretes

    Peter Cushing, Francis Matthews, Eunice Gayson, Michael Gwynn, John Welsh, Lionel Jeffries, Oscar Quitak, Richard Wordsworth, Charles Lloyd Pack, Arnold Diamond y Margery Cresley.

    Sinopsis

    Con la ayuda del monstruo por él creado, el doctor Victor Frankenstein (Peter Cushing) se establece en una ciudad alemana adoptando el nombre de doctor Victor Stein. Allí prosigue con sus experimentos ayudado por el joven colega doctor Hans Kleve (Francis Matthews). Con diversos miembros humanos que va robando de un hospital de beneficencia, donde practica la cirugía, este doctor Stein va confeccionando y perfeccionando su monstruo, sin que nadie sospeche nada excepto un medico rival que intenta demostrar que Stein es un fugitivo de la justicia. Todo se complica cuando Clive y Stein usan el cerebro del jorobado del pueblo para su nuevo monstruo, pero éste huye de su lado antes de que cicatricen sus heridas y costuras de su cabeza, volviendo a matar a diversas personas. Perseguido por la multitud acaba agonizando a los pies de su creador, revelando su auténtico nombre. La gente reconoce al doctor Frankenstein siendo linchado hasta su muerte. Pero su ayudante Hans consigue trasplantar su cerebro y el diabólico doctor vuelve de nuevo a la vida, estableciendo consulta en Londres.

    Comentario

    Una continuación de La maldición de Frankenstein, que se inicia en el punto en que finalizaba la anterior. De nuevo el enloquecido doctor se empeña en fabricar un ser artificial, sin reparar en medios ni en consecuencias. Más violenta y cínica que La maldición de Frankenstein, la película abre el camino a una auténtica revisión del personaje de Frankenstein, creando además un monstruo masacrador de personas, que tiene muy poco de poesía, que tendrá mucha fortuna en el cine de terror de los años siguientes con todo tipo de monstruos ultraviolentos.