LA VAQUILLA (1985)

    Titulo original: La vaquilla
    Año: 1985
    País: España
    Duración: 122 min.
    Dirección: Luis García Berlanga
    Guión: Luis García Berlanga y Rafael Azcona.
    Música: Miguel Asins Arbó. Tema musical interpretado por Angelillo.

    Intérpretes

    Alfredo Landa, José Sacristán, Guillermo Montesinos, Santiago Ramos, Carlos Velat, Eduardo Calvo, Violeta Cela, Agustín González, María Luisa Ponte, Juanjo Puigcorbé, Amelia de la Torre, Carlos Tristancho, Valeriano Andrés, María Elena Flores, Antonio Gamero, Rafael Hernández, Valentín Paredes, Fernando Sancho, Tomás Zori, Joan Armengol, Pedro Beltrán, Luis Ciges, Ana Gracia, Sergio Mendizábal, Fernando Sala, Adolfo Marsillach y Amparo Soler Leal.

    Sinopsis

    En un frente de trincheras durante la Guerra Civil Española. Dos años hace ya que dura la contienda. Aquí ya no se dispara un solo tiro y los soldados dormitan o escriben cartas o juegan. Pero la tranquilidad se interrumpe cuando el altavoz de la zona nacional anuncia que, con motivo de la Virgen de Agosto, van a celebrarse en el pueblo cercano varios festejos, entre los que resaltan una gran comilona, seguida de baile y un festival taurino. Cinco combatientes de esta zona republicana, deciden apoderarse de la vaquilla que ha de ser lidiada. Con esta acción conseguirían la comida que escasea en este frente, desbaratarían la fiesta del enemigo y levantarían la moral de sus compañeros. ¿Conseguirán sus propósitos?

    Comentario

    Una historia que se desarrolla durante día y medio de tiempo real en un frente de trincheras durante la guerra civil española. El film es una fábula sobre la guerra civil, en la que los dos bandos se enfrenta por una vaquilla, unos para torearla, otros para comérsela. El animal, como la España que simboliza, acaba muerta y abandonada en una zona de nadie, despellejado por los buitres y sin que ninguno de los bandos se aproveche de su carne. Luis García Berlanga tenía guardada esta historia desde mucho tiempo atrás, ya que siempre la censura franquista había impedido que la rodase. Lo mejor de la película está en la descripción de unos personajes muy divertidos y algunos con su toque de patetismo. Como la mayor parte del cine de Berlanga, es una película coral en la que trabajó la mitad del cine español en pequeños personajes, creando un mosaico, de uno y otro lado del frente, muy reconocible.