LA ÚLTIMA CACERÍA / LA ÚLTIMA CAZA (1956)

    34

    En el año 1883, el territorio de Dakota es el último espacio abierto para las manadas de búfalos. El cazador de búfalos Charlie Gilson ( Robert Taylor) desea aprovechar las últimas oportunidades de cazar libremente búfalos en las praderas, poco antes de su inminente prohibición. En la población de Medicine Rock reúne a un grupo de cuatro hombres, entre ellos, Sandy McKenzie (Stewart Granger) como socio, un viejo desollador cojo apodado Woodfoot (Lloyd Nolan) y el joven mestizo Jimmy O’Brien (Russ Tamblyn). En su primera cacería, Gilson captura a una india (Debra Paget) y a su bebé. Charlie es un experto cazador, racista, sádico, machista y da muestras de desequilibrios emocionales y mentales. Sandy es honesto, honrado, leal, sincero, y se enrola en la operación por haber perdido su rebaño de vacas a causa de una estampida de búfalos. Woodfoot es un trampero que lleva tiempo sin trabajo a causa de su edad y su afición al alcohol. Jimmy es un mestizo que acaba de bajar de la reserva india, donde se ha criado. Charlie disfruta matando tanto búfalos como indios, y está empeñado en acabar con estos animales para dejar sin alimento a los indígenas de las praderas; mientras que Sandy está cansado de cazar búfalos y lo hace sólo por necesidad de dinero. La rivalidad entre ellos aumenta con la presencia de una joven india, superviviente de una matanza perpetrada por Charlie, quien la acosa sexualmente; mientras que Sandy se enamora de ella, alimentando los celos del primero. McKenzie no está de acuerdo e intenta ayudarla a escapar, así que acaba enfrentándose a su amigo y… provocando una estampida de búfalos. La tensión se hará evidente con la caza de un búfalo blanco, cuya piel adquirirá una dimensión simbólica, fatalista, lo que desembocará en la locura del enfrentamiento final entre los dos socios.